Dónde invertir para ganar en bolsa y al cambio climático, según Schroders

La gestora de activos pasa lista por los activos de su cartera sostenible

Sergio García
Bolsamania | 16 jun, 2019 06:00 - Actualizado: 09:07
cb cambio climatico sh1111
Cambio climático.

Ganar en bolsa y al cambio climático al mismo tiempo es posible. Así opina Schroders, una gestora de activos británica que ha presentado su fondo temático, llamado Schroder ISF Global Climate Change Equity, de la mano de su gestor, Simon Webber.

Webber ha destacado que en su portfolio tienen entre 40 y 70 empresas que deben reunir unos requisitos mínimos de sostenibilidad con el medio ambiente. Entre ellas, hay dos cotizadas españolas: Iberdrola y Siemens Gamesa. Schroders ve a ambas especialmente bien posicionadas para salir beneficiadas en los próximos años con los países europeos orientados a cumplir los objetivos del pacto climático de París 2015.

Dentro de este contexto, la gestora vislumbra oportunidades de inversión en varios sectores. Por ejemplo, en el de la energía eólica (“esta industria va a duplicar su crecimiento en los próximos años”) recomiendan Siemens Gamesa (sobre todo por su potencial ‘offshore’) y la danesa Vestas (“ha instalado 101 de los 595 gigawatios eólicos presentes en todo el mundo.

En el sector del transporte sostenible y, más concretamente, el de los coches eléctricos, Schroders destaca a Chroma ATE y Umicore, ambas empresas partícipes en el proceso de fabricación de automóviles responsables con el medio ambiente.

Webber también reconoce que tienen acciones de otras automovilísticas más tradicionales en cartera, tales como BMW y Toyota, a las que con ambición de destacar en este negocio.

Dentro de las acereras la gestora opta por Hydro, firma noruega que orienta su modelo de negocio a la fabricación de aluminio sostenible. En materia tecnológica, una de sus predilectas es Amazon. La gestora cree que el gigante estadounidense del comercio electrónico es una de las que más apuesta por combatir el cambio climático y subraya su promesa de reducir al 50% su huella sobre el medio ambiente para 2030.

Finalmente, desde Schroders alertan que hasta un 15% de la renta variable mundial está en riesgo por su mal posicionamiento de cara a un mundo más sostenible. De hecho, en el fondo sostenible de la gestora se han propuesto no invertir en compañías en las que “más de un 5% de sus ingresos proceden de combustibles fósiles”, entre otros.