Indignación de los bufetes con la CNMV por su actuación en Liberbank y DIA

Creen inexplicable que Albella considere equitativo el precio de la opa de Fridman

  • Critican la marcha atrás con Abanca en la operación de Liberbank de febrero
Eduardo Segovia
Bolsamania | 23 may, 2019 06:00 - Actualizado: 09:26
ep presidentela cnmv sebastian albella 20190225132602
El presidente de la CNMV, Sebastián AlbellaAPIE - Archivo

El mundo jurídico español está de uñas con el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, por su actuación en las dos últimas grandes operaciones corporativas: la opa fallida de Abanca sobre Liberbank en febrero y la exitosa de Mijail Fridman sobre DIA que concluyó la semana pasada. Nadie entiende unas decisiones que han sesgado al supervisor claramente a favor de una de las partes en vez de mantener la neutralidad que se le supone.

La gota que ha colmado el vaso de la indignación de varios despachos de abogados de primera fila ha sido la opa de DIA, donde las concesiones de la CNMV han sido claves para que Fridman se lleve el gato al agua. "El folleto de la opa de Fridman decía dos cosas: que el precio de 0,67 euros no era equitativo y que no iba a renunciar al umbral de aceptación del 35,5% del capital. Al final, Albella acabó diciendo que era un precio equitativo y no puso pegas a que no hubiera un umbral mínimo", se queja una de estas firmas.

La opa de Fridman era voluntaria, por lo que no tenía obligación de ofrecer un precio equitativo conforme al Real Decreto de opas, porque están sujetas a una condición (que la acepte el 35,5% del capital). Ante la escasa aceptación inicial de la oferta, decidió quitar esa condición, para lo que necesitaba que la CNMV le exceptuara de la obligación de lanzar otra opa por el 100%, ya que no le daba tiempo antes de que DIA entrara en concurso de acreedores. La ley lo permite si se considera que la opa voluntaria tiene un precio equitativo. Y ahí llegó la polémica.

¿Qué es el precio equitativo? Se suele tomar siempre el más alto al que ha comprado el oferente (Fridman) en los últimos 12 meses, que en este caso eran 3,73 euros. Pero eso no es necesariamente así, porque esta norma da una serie de excepciones para fijar de otra forma el citado precio equitativo. Y, en el caso de DIA, el inversor ruso pidió que se aplicara la excepción de que la sociedad se encuentra en serias dificultades financieras (artículo 9.4.f), en cuyo caso se puede fijar el precio equitativo conforme a otra serie de criterios como un informe de valoración externo. LetterOne presentó un informe de Duff&Phelps que decía que DIA vale cero euros.

"ALFOMBRA ROJA PARA QUEDARSE CON DIA A 0,67"

Y ahí llegó el escándalo que critican los abogados especializados: la CNMV lo aceptó sin mayores pegas, lo que en la práctica significaba permitir a Fridman eliminar el umbral de aceptación sin tener que pagar más. Es decir, le "ponía la alfombra roja para poder quedarse con DIA a 0,67, ya que los accionistas se quedaban sin otra opción que acudir a la opa", según otro de los profesionales consultados.

Ante el revuelo organizado, Albella se defendió diciendo que había actuado "con la máxima diligencia y exquisita neutralidad" en la operación y que había "tratado en todo momento de aplicar las normas del modo "más prudente y sensato".

LOS HECHOS RELEVANTES DE ABANCA SOBRE LIBERBANK

En el caso de Abanca, como informó Bolsamanía, la CNMV conoció de antemano y dio su visto bueno al contenido de los hechos relevantes remitidos por Abanca en los que manifestaba su intención de lanzar una opa sobre Liberbank a 0,56 euros por acción condicionada a una 'due diligence' de sus libros. Sin embargo, después que fueran publicados, los tumbó y forzó a la entidad gallega a retirar su propuesta.

Aunque todos los abogados consultados critican esta actuación de Albella, hay cierto debate entre el motivo del reproche: algunos consideran que esos hechos vulneraban las leyes españolas y, por tanto, la CNMV nunca debió darles su visto bueno; otros, en cambio, consideran que no se incumplía ningún precepto y, por tanto, lo que estuvo mal fue la marcha atrás posterior, que dejó a Abanca y a sus asesores (Linklaters y Bank of America Merrill Lynch) 'vendidos'.

La polémica se refiere a dos aspectos concretos. El primero es que Abanca condicionaba la opa a hacer una due diligence previa de las cuentas de Liberbank. La CNMV sostuvo inicialmente que el Real Decreto de opas no admite esa condición, pero después el propio Albella dijo que estaba a favor de que Liberbank abriera sus cuentas al banco que preside Juan Carlos Escotet.

El segundo aspecto es el relativo a que Abanca ofrecía el pago en 'cash' a los accionistas tenedores del 75% del capital y un canje de acciones a las fundaciones bancarias (las antiguas cajas de ahorros) que poseen el 25% restante de Liberbank. En teoría, se deben ofrecer las mismas condiciones a todos los accionistas... salvo que se haya pactado otra cosa con algunos, que es lo que Escotet pretendía hacer con las citadas cajas.