Juncker no descarta ningún escenario y ve posible un Brexit duro

El presidente de la Comisión Europea espera que los británicos aprovechen esta oportunidad

También habló de guerra comercial con China y EEUU, de fronteras y de cambio climático

Bolsamanía
Bolsamania | 20 abr, 2019 10:27 - Actualizado: 10:44
may juncker portada brexit bruselas

Jean-Claude Juncker espera que el Reino Unido "no desperdicie de nuevo" la oportunidad de aprobar un Brexit suave, aunque no descarta la posibilidad de que se dé una ruptura dura y sin acuerdos. El presidente de la Comisión Europea lo ha comentado en una entrevista concedida al diario alemán WAZ, con motivo de las próximas elecciones europeas. También ha hablado de las negociaciones (y discusiones) con Trump o sobre las políticas fronterizas y climáticas de los países de la Unión Europea.

El mandatario europeo ha hecho balance de la legislatura ahora que el Parlamento Europeo será reconfigurado tras los comicios de mayo, y en conversación con el periódico germano ha lamentado que "nadie sabe" dónde "aterrizaremos con el Brexit". "Esto crea una gran incertidumbre; todavía existe el temor de que se dé un Brexit duro y sin acuerdos contractuales". Juncker ha recordado que "la guerra comercial y el Brexit son factores que frenan el crecimiento".

"Tenemos que estar preparados para un Brexit suave o para uno duro. En cualquier caso, la salida del Reino Unido de la UE tendrá consecuencias negativas, para los británicos más que para la Unión. La responsabilidad de esto la veo al 100% en el lado británico". Así, el todavía presidente de la Comisión confía en que el Gobierno británico "use esta vez" la prórroga hasta el 31 de octubre para aprobar el acuerdo de Brexit. "No podemos mover la fecha indefinidamente".

Juncker ha incidido en que la mejor solución sería que los británicos "acepten el acuerdo de retiro" en el plazo acordado y ha enfatizado en que este ya no puede ser renegociado. "Podemos hablar de nuestras futuras relaciones, pero no contradecir el acuerdo". Ha dejado además un dardo a los políticos británicos: "Muchos solo discuten: Brexit, Brexit, Brexit. Como si no hubiera otros problemas".

Sobre la posible participación de los ciudadanos británicos en las elecciones europeas, Juncker se ha mostrado tajante: "Probablemente los británicos estarán en la UE el día de las elecciones, por lo que se aplicará el tratado por el cual todos los ciudadanos de los Estados miembros de la Unión tienen derecho a votar. No podemos castigar a los ciudadanos porque los políticos no lograron aprobar el Brexit en la fecha acordada".

SOBRE LA CRISIS FRONTERIZA Y CLIMÁTICA

El presidente de la Comisión ha bromeado sobre la situación de crisis de la Unión: "He escuchado que la UE está en crisis desde que estoy activo en Bruselas, desde diciembre de 1982: soy todo un veterano". Aunque sí ha reconocido que la Unión debe apuntalar reformas y mejoras en el ámbito migratorio y también climático.

Preguntado por el diario WAZ sobre una unión federada de estados en Europa, similar a los Estados Unidos de América, Juncker no cree que algún día exista un estado centralizado. "Tampoco lo deseo. La última vez que utilicé el término [Estados Unidos de Europa] fue cuando era un prepúber, con 14 años. La Unión Europea no debe convertirse en un crisol en el que desaparezcan todas las diferencias".

Juncker ha discutido que algunos Estados hayan reforzado la seguridad en las fronteras internas, si bien en la entrevista no se ha referido a la situación concreta de los países limítrofes o de las fronteras externas de la Unión.

Preguntado sobre las protestas de los viernes climáticos, Juncker ha asegurado simpatizar con el movimiento y ha defendido que los europeos han sido "una fuerza impulsora" del Acuerdo Climático de París. "Hemos avanzado mucho y los valores de emisión de gases contaminantes disminuyen", ha referido.

Sobre una posible indulgencia del gobierno alemano con la industria automovilística, Juncker ha dicho que no es "fan" de una campaña "anti-coche"; aunque sí entiende que se necesita "un cambio en movilidad y tenemos que confiar más en otros medios de transporte que en el automóvil". "Al mismo tiempo, no quiero ignorar el tema de los trabajos a la ligera: la industria del automóvil es un factor económico determinante en Alemania".

AMENAZA DE GUERRA COMERCIAL CON EUROPA

Juncker ha atribuido "el enfriamiento de la economía" a "la amenaza de una guerra comercial entre chinos, estadounidenses y europeos". "Si los actores económicos no están seguros de dónde ir, retendrán la inversión; lo que frena significativamente la economía. Si hubiera un acuerdo entre estadounidenses, chinos y europeos, la situación mejoraría de la noche a la mañana. Por eso negocio diaria y pacientemente con Washington y Pekín".

Sobre la amenaza de los aranceles para automóviles, Juncker ha asegurado estar "en contacto constante con la Casa Blanca" y mantendrá conversaciones con Trump. "La última reunión duró seis horas, y fue bueno que no estuvierais", ha bromeado con los periodistas. Ha rechazado que la tensión llegase a los gritos: "Nunca he dicho eso, siempre mantengo la calma ante esas situaciones".