Banco de España: el mercado prevé que el BCE no suba tipos hasta octubre de 2020

Además, no se esperan tipos de interés positivos en la eurozona hasta 2022

César Vidal
Bolsamania | 19 mar, 2019 06:00 - Actualizado: 09:30
hernandez cos banco espa a portada
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España

Octubre de 2020. Es la nueva previsión que maneja el mercado para la primera subida de los tipos de interés en la zona euro, según los datos que maneja el Banco de España (BdE).

En su última reunión, celebrada el 7 de marzo, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) extendió a "al menos hasta el final de 2019" sus expectativas sobre los tipos de interés, frente a su anterior guia de diciembre, en la que mantuvo sus expectativas de que dichos tipos se situarían en los niveles actuales "hasta al menos durante el verano de 2019".

Según el BdE, las expectativas de mercado sobre la evolución futura del tipo de interés de referencia del BCE (el tipo de la facilidad de depósito), se han revisado a la baja de manera notable en los últimos meses.

"Si en octubre de 2018 los mercados descontaban que los tipos de interés aumentarían 10 puntos básicos (pb) en los siguientes 12 meses, situando así la primera subida para octubre de este año, ahora prevén que dicho movimiento tenga lugar dentro de 19 meses, lo que implica un retraso hasta octubre de 2020 (asumiendo que esta primera subida fuera de 10 pb)", señala el organismo gobernado por Pablo Hernández de Cos.

Este retraso en las expectativas se ha debido a las peores perspectivas de crecimiento global, especialmente acusadas para el área del euro, pero sobre todo por el mencionado "cambio reciente en el horizonte temporal mínimo en el que el Consejo de Gobierno del BCE espera mantener sus tipos de interés oficiales en los niveles actuales, junto con una revisión a la baja de las proyecciones de crecimiento e inflación para la zona del euro en los próximos años".

Tras estos anuncios, afirma el BdE, "se observó una demora de tres meses en la fecha prevista por el mercado para la primera subida de tipos respecto de lo que los mercados anticipaban justo antes de conocer las medidas adoptadas en el último Consejo de Gobierno del BCE".

Por su parte, S&P Global Ratings ha afirmado que esto obligará a los bancos españoles y europeos a "recortar más costes" para intentar mantener su ya limitada rentabilidad, lo que abre la puerta a más operaciones corporativas. En España, Liberbank y Unicaja negocian su fusión, mientras en Alemania lo hacen Deutsche Bank y Commerzbank.

SIN TIPOS POSITIVOS HASTA 2020

Además, la entidad considera muy relevante que también se han rebajado las expectativas de mercado sobre la intensidad de un eventual proceso futuro de elevación de estos tipos de interés.

"Si a principios del pasado octubre el mercado anticipaba que el tipo de interés de referencia en el área del euro alcanzaría un nivel positivo a partir de agosto de 2020 (22 meses después), el aplanamiento de esta curva en el período más reciente indica que el mercado prevé que no se alcancen tipos de interés positivos antes de 2022 (dentro de 38 meses)", explica el BdE.

En particular, el mercado descuenta que el tipo de referencia europeo se elevará 34 puntos básicos (pb) en los dos años siguientes a la primera subida (octubre de 2020), por debajo de los incrementos de 158 pb y de 75 pb que anticipaban los mercados en el momento de la primera subida de tipos en los episodios de endurecimiento de 1999 y 2005, respectivamente, y de los aumentos realmente observados, que fueron de 85 pb y de 141 pb.

"En conclusión", afirma el BdE, "el deterioro en el entorno macroeconómico reciente y el anuncio de la extensión en el horizonte temporal mínimo en el que el BCE espera mantener sus tipos de interés oficiales en los niveles actuales han provocado que los mercados retrasen significativamente la fecha prevista del comienzo de las subidas de tipos de interés en el área del euro".

"Además", concluye la entidad, "los mercados anticipan, en estos momentos, que, tras esa primera subida, el perfil de incrementos posteriores sea muy gradual, tanto en términos históricos como en comparación con lo observado en Estados Unidos desde 2015 hasta finales de 2018". Si estas previsiones se cumplen, el margen de intereses de la banca seguirá bajo presión durante más tiempo de lo esperado.