Abanca volverá a intentar comprar Liberbank si fracasa la fusión con Unicaja

Tras la marcha atrás de la opa anunciada el viernes

Eduardo Segovia
Bolsamania | 27 feb, 2019 06:00 - Actualizado: 09:44
ep manuel menendez 20190131122003
Manuel Menéndez, CEO de LiberbankEUROPA PRESS - Archivo

El asalto de Abanca a Liberbank puede no haber terminado con el desistimiento de la opa a 0,56 euros anunciada el viernes pasado. Ahora la entidad asturiana retomará las conversaciones para su fusión con Unicaja, pero si estas fracasan por falta de acuerdo para fijar la ecuación de canje, Juan Carlos Escotet volverá a intentarlo, según fuentes cercanas a la entidad. Esa es la esperanza de muchos accionistas de Liberbank, que ayer vieron cómo sus títulos se desplomaban el 9,66% hasta 0,42 euros.

Hay que recordar que la oferta abortada ayer es el segundo intento de Abanca por hacerse con Liberbank, después del protagonizado en julio de 2017 y que frenó entonces el BCE al que no le gustaba que contemplara la exclusión de bolsa de la entidad y que no hubiera concluido su reestructuración. No obstante, el presidente del banco gallego, Escotet, mantuvo en nómina a Bank of America Merrill Lynch para volver a intentarlo cuando se dieran las condiciones.

Ese nuevo asalto es el que ha fracasado ahora. Y, como ocurrió entonces, el banco de inversión norteamericano seguirá trabajando para Abanca para volver a diseñar una operación si fracasa la fusión con Unicaja, según las fuentes consultadas. Abanca no contestó a las preguntas sobre esta información.

Como ha informado Bolsamanía, para poder salirse de Abanca -mediante una venta o una salida abolsa-, Escotet necesita una operación corporativa que engorde su tamaño y que le permita justificar la necesaria reducción de oficinas y plantilla para mejorar su eficiencia (la peor de toda la banca española). Y la única presa factible que le sirve para ese objetivo es Liberbank.

La red española de Deutsche Bank -por la que pujó en octubre de 2017- es demasiado pequeña y, al menos de momento, no está de nuevo en venta. Kutxabank es imposible por motivos políticos e Ibercaja está firmemente decidida a seguir en solitario mediante una salida a bolsa, aparte de que es un poco más grande que Abanca (por lo que mandaría en la entidad fusionada).

UNICAJA RECUPERA LA INICIATIVA

Pero, obviamente, después de la marcha atrás de este lunes, Unicaja es quien tiene la voz cantante para concluir las negociaciones emprendidas en diciembre con vistas a fusionarse con Liberbank. Ahora bien, no está nada claro que vayan a llegar a buen puerto, puesto que hay una fuerte discrepancia sobre la ecuación de canje: la entidad malagueña quiere un reparto 60/40 a su favor, que es el que corresponde al tamaño d elos activos de ambas entidades, aproximadamente.

En cambio, el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez, quiere alcanzar como mínimo el 45% de la entidad fusionada. Su argumento es que, si Unicaja quiere tener el control, debe pagar una prima por él. Además, la aplicación de modelos internos (un cambio contable de gran relevancia) liberará entre 500 y 600 millones de capital en Liberbank de los que podrá aprovecharse su comprador.

Por si fuera poco, la entidad malagueña tiene la presión añadida de que, si no completa la fusión, la Fundación Unicaja tendrá que vender un 10% del capital antes de fin de año, lo que da más fuerza a la posición negociadora de Liberbank. Ahora mismo, un reparto 55/45 valoraría Liberbank en unos 0,53 euros, si bien esto fluctúa con la cotización de Unicaja en bolsa.

"Los accionistas de Liberbank tienen motivos para la esperanza", comenta una de las fuentes. "O bien consiguen un mejor precio en la fusión con Unicaja o, si fracasa, pueden contar con que Abanca vuelva a intentarlo", añade. Eso, siempre que, al tercer intento, Escotet y sus asesores se aseguren de cumplir las normas españolas sobre opas y no se precipiten a anunciar un precios sin haber podido analizar los libros de Liberbank.

Los principales accionistas de este son las fundaciones de Cajastur (24,31% del capital), Caja Cantabria (3,36%) y Caja Extremadura (4,80%). Fuera de ellas, la gestora de fondos Oceanwood posee 6,74%, el inversor mexicano Ernesto Tinajero tiene el 7,42%, la familia Masaveu controla el 5,52% y Norges Bank, el 3,26%.