Las promesas económicas del 21-D

Los partidos presentan en sus programas apuestas por la internacionalización, la recuperación de las empresas o la innovación industrial

  • Ciudadanos promete un plan de choque para recuperar la fuga de empresas
  • JuntsXCat sigue centrado en la internacionalización de las pymes catalanas
| |
Olga Rodriguez
Bolsamania | 17 dic, 2017 06:00 - Actualizado: 15:03

Las siete candidaturas de las elecciones del próximo 21-D ya han presentado sus programas electorales. Entre las distintas promesas figura bajar impuestos, crear una banca pública y fomentar el retorno de las empresas que han salido de Cataluña desde el 1 de octubre.

Ciudadanos propone bajar el tramo autonómico del Impuesto sobre la renta a la clase media trabajadora para "equiparar los impuestos que pagan los catalanes a la media nacional y devolver todo el esfuerzo que han tenido que soportar durante la crisis". En este sentido, coincide con Esquerra Republicana de Catalunya y con el PSC, quienes también prometen modificar el IRPF.

Por su parte, el Partido Popular promete, si ganan las elecciones, reducir las cargas fiscales a las empresas para que vuelvan a Cataluña y suprimir algunos impuestos "creados por Puigdemont y la CUP". Entre ellos, el impuesto sobre las grandes superficies comerciales, el de activos no productivos de personas no jurídicas y o el impuesto sobre las bebidas azucaradas.

Además, proponen que la tasa turística sirva para paliar los efectos del turismo, como por ejemplo ampliar el parque público de vivienda

La CUP pretende crear nuevos impuestos o "modificar algunos de los existentes" para gravar prácticas nocivas para el medio ambiente. Además, proponen que la tasa turística sirva para paliar los efectos del turismo, como por ejemplo ampliar el parque público de vivienda. Al medioambiente también se suman los socialistas, que proponen una "reforma fiscal verde que mejore las figuras impositivas y su capacidad de recaudación con respecto a la imposición medioambiental".

En Comú Podem también promete modificar algunos impuestos, como el IRPF, el IVA o impuestos locales. El objetivo de los 'comuns' es crear una "fiscalidad más justa y solidaria". También prometen trabajar contra la economía sumergida y se comprometen a luchar contra los paraísos fiscales y las transacciones en efectivo para llegar a un 100% de transacciones electrónicas.

JuntsXCat, la lista que lidera el presidente cesado, Carles Puigdemont, prioriza la lucha contra la evasión fiscal y la creación de mecanismos internacionales para controlarla. Así, proponen elaborar un manual que recuerde a los contribuyentes cuáles son sus obligaciones en materia de fiscalidad.

LA BANCA PÚBLICA

La voluntad de la CUP de gestionar lo máximo posible desde lo público y dejar poco margen a la actividad privada es de sobra conocida. En esta línea, la formación anticapitalista propone la creación de una banca pública, ética y de proximidad. El objetivo, dicen, es garantizar la financiación de las administraciones públicas, desde los ayuntamientos hasta la Generalitat.

El partido que lidera Carles Riera se compromete a reformar el Instituto Catalán de Finanzas para que sea el embrión de esta banca. Entre las promesas, también se incluye "la recuperación como propiedad pública todos los activos en el territorio catalán de Bankia, controlada en más de un 60% por el FROB".

EMPRESAS

La formación naranja propone incentivos fiscales, financieros y administrativos para conseguir que las empresas vuelvan al territorio catalán

"Cataluña en el mundo" ha sido una de las máximas del gobierno de Puigdemont. La apuesta por la internacionalización ha llevado a la Generalitat a abrir nueve oficinas de la Agencia para la Competitividad de la Empresa (ACCIÓ) durante 2017 en todo el mundo. Este objetivo parece no haber desaparecido del proyecto de JuntsXCat, ya que prometen ayudas para la innovación y la internacionalización de pymes.

Centrados, en cambio, en recuperar las empresas que han salido de Cataluña por motivo de la crisis política, Ciudadanos promete un plan de choque para que vuelvan. En este sentido, la formación naranja propone incentivos fiscales, financieros y administrativos para conseguir que las empresas vuelvan al territorio catalán. El Partido Popular también se compromete a la reducción de la carga fiscal empresarial, para que el sector vuelva a ver el atractivo en Cataluña.

La CUP, por su parte, considera la fuga de empresas un "chantaje empresarial" que podría solventarse a través de la gestión pública de sectores como las infraestructuras o la energía. En Comú, también coincide en gestionar de manera pública el gas, la electricidad y el agua.

En Comú Podem apuesta además por el acceso a la financiación pública para las pymes, como por ejemplo un plan de microcréditos para pymes y autónomos. Por su parte, ERC habla de cifras y pone sobre la mesa una partida de 50 millones de euros para que el gobierno "invierta en las empresas innovadoras del país con mayor capacidad de crecimiento".

De la misma forma, apuestan por la internacionalización y por un "Régimen simplificado del impuesto de Sociedades para las pymes". En este punto, la formación admite que no se trata de una competencia de la Generalitat, pero, aun así, lo considera necesario.

Por último, los socialistas se comprometen a alcanzar "un acuerdo que garantice la seguridad jurídica, la estabilidad política, las infraestructuras, el personal cualificado y motivado y las oportunidades de negocio, pero también de investigación y de atracción de talento, que en definitiva haga de Cataluña un punto de referencia dentro de Europa".

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión

Principales brokers

Brokers Regulación Spread EUR/USD Depósito mínimo  
Cyprus Securities ... 2.2 300 Ver perfil
Cyprus Securities ... 200 Ver perfil
Cyprus Securities ... 500 Ver perfil