Publicidad
Publicidad

Razones para no adquirir préstamos sin garantía

Un préstamo sin garantía, es en muchas ocasiones, un buen negocio para los profesionales que tienen un mal historial crediticio. Usted no tiene que reunir garantías, por lo que su casa o su automóvil no se encuentran sujeto a recuperación si algo sucede o en el caso de que usted ya no sea capaz de realizar los pagos de las cuotas del préstamo. A pesar de esta ventaja, existen varias razones para seleccionar un préstamo garantizado como financiación tradicional, incluso si actualmente tiene una calificación crediticia que no hará posible este préstamo.

En primer lugar, un préstamo sin garantía generalmente se considera una forma de préstamo de alto riesgo. La solvencia del solicitante es uno de los componentes de alto riesgo que integran este préstamo. Sin embargo, se reconoce que el prestamista está incurriendo en un mayor grado de riesgo, ya que existe la posibilidad de no recuperar el dinero (en el caso de que el prestatario no pague las cuotas del préstamo). Por esta razón, el prestamista, carga una tasa de interés mucho mayor que las tasas de intereses comunes. El resultado se traduciría en pagar más con un préstamo no garantizado a diferencia que los préstamos garantizados.

Si bien es cierto que usted no tiene que preocuparse por su automóvil o por el hecho de que su casa pueda ser embargada por el prestamista, un préstamo sin garantía puede crear gastos innecesarios que siempre son traducidos a altas tasas de interés para el prestatario. Ante toda situación, el prestamista puede presentar una demanda para recuperar el saldo adeudado del préstamo, junto con los cargos por mora, las tasas de interés impuestas por el prestamista en caso de retrasos de pago, y todos los honorarios del abogado. Probablemente estará atado durante meses en cuestiones jurídicas y terminará debiendo tres a cuatro veces el valor nominal original del préstamo. Esto fácilmente podría conducirlo a la bancarrota.

Los préstamos sin garantía, en muchas ocasiones, tienen términos y condiciones más allá de las tasas de interés más altas de los préstamos comunes, y las cuales no se encuentran presentes en un préstamo garantizado. Pueden existir sanciones severas que se aplicarán al prestatario incluso si retrasa su pago un día, muchas veces, los prestatarios no tienen ningún tipo de período de gracia.

Es un factor común, el hecho de que no se le reduzca los gastos por intereses cuando el prestatario termina de pagar los préstamos antes de tiempo. Estos términos y condiciones de los préstamos no garantizados pueden hacer rápidamente que un préstamo garantizado, con sus términos y condiciones más favorables, sea una mejor opción.

Los préstamos sin garantía son una de las herramientas financieras más comunes ofertadas por la mayoría de los bancos, sin embargo, debe tomar en cuenta que necesita disciplina y determinación si solicita uno de estos, ya que si los pagos de las cuotas no son realizados en tiempo y forma, lo más probable es que pierda la propiedad que dejó en garantía.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *