Publicidad
Publicidad

Préstamo hipotecario joven de BBK

 

En el artículo de hoy nos volvemos ocupar de los préstamos hipotecarios. Desafortunadamente en el encabezamiento de casi cualquier artículo que dediquemos este tipo de productos no podemos obviar que nos encontramos ante uno de los modelos de préstamo que más ha retrocedido tanto en demanda como en contratación en los últimos años, algo por otra parte lógico si tenemos en cuenta que el sector inmobiliario en nuestro país ha caído en picado y las ventas de viviendas se ha reducido de manera drástica.

Pero incluso dentro de los afectados por esta dificultad añadida a la situación económica actual de acceso a la vivienda hay perfiles que lo tienen más difícil, como pueden ser los jóvenes.

Es cierto que en plena ebullición del mercado inmobiliario todas las entidades financieras lanzaban productos en forma de préstamos hipotecarios para jóvenes con condiciones en muchos casos ventajosas con respecto a otro tipo de hipotecas, condiciones que además se veían muchos casos beneficiados por bonificaciones gracias a la vinculación que las entidades proponían a través de la contratación de otros productos.

Por supuesto acecho de los préstamos hipotecarios para jóvenes se siguen ofertando, y, aunque en proporción se contratan también en menor medida que hace tan sólo 10 años, lo cierto es que suelen seguir aportando condiciones interesantes con respecto a la media de las hipotecas.

Este puede ser el caso del producto que traemos a revisión, el Préstamo hipotecario joven de BBK.

Nos encontramos ante un préstamo hipotecario destinado a jóvenes entre 18 y 29 años incluyendo ambas edades y cuya finalidad es la adquisición de la vivienda habitual del contratante.

Este producto que nos propone un plazo de amortización amplio, de hasta 40 años, nos ofrece un importe máximo de financiación equivalente al 80% del valor de transacción de la vivienda o del contrato de compra-venta de la misma, siempre tomando como referencia el menor de los dos importes.

Se nos presenta también como un producto flexible en cuanto a la forma de pago, con cuotas mensuales en las que el usuario podrá elegir el día de pago y también la posibilidad de un periodo inicial de intereses personalizados al que seguirá un periodo en el que la vinculación con entidad podrá bonificar en forma de descuento los citados intereses.

El apartado de comisiones, el producto se muestra interesante ya que no nos aplicará ni comisión de estudio, aunque, si existen comisiones por desistimiento, que se concretan en un 0,5% los cinco primeros años y un 0,25% el resto del plazo de amortización para el caso de la amortización parcial anticipada quedando excluido el 20% del principal por año mientras que en el caso de la amortización anticipada total los porcentajes serán los mismos y en las mismas fechas que en el anterior modelo.

Imagen 1 y 2:  Sam Fox Photography flickr creative commons //  victorcamilo flickr creative commons

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *