Publicidad
Publicidad

Préstamo Flexible Banco Popular

Probablemente todos los usuarios en algún momento necesitado de un producto financiero como el que representa un préstamo, coincidirán en que, además de elementos obvios como el tipo de interés los plazos de amortización, la flexibilidad de los modelos de préstamos que se les ofrecen son una parte muy importante a considerar antes de la contratación de cualquiera de estos productos de financiación.

Realmente flexibilidad es un argumento que muchos préstamos utilizan hoy en día a la hora de definir sus principales características, aunque en la mayoría de los casos esta flexibilidad se relaciona de manera directa con una o algunas de las características principales del producto como pueden ser los plazos de amortización, la posibilidad de elección entre diferentes modelos de interés, o diferentes modalidades a lograr la contratación.

Préstamo Flexible Banco Popular
Sin embargo la propuesta de Préstamo Flexible Banco Popular arranca de un punto de partida en el que la flexibilidad se convierte en el propio concepto y eje a la hora de la configuración del producto.

Nos encontramos ante un préstamo al consumo en el que se nos brinda la posibilidad real de diseñar, obviamente en las propias sucursales de la entidad, las características principales del mismo, es decir, buscar ajustar al máximo entre estas características aquellas que más nos convengan a la hora de solicitar financiación, por tanto, podremos elegir diferentes opciones como los modelos de tipo de interés, opciones de liquidación, opciones de amortización, en definitiva configurar un carácter propio al producto.

Además de lo anterior podemos sumar elementos como la posibilidad de carencia de capital de hasta 12 meses, así como la incorporación de aplazamiento de cuotas, elemento éste que nos va a permitir aplazar hasta dos cuotas al año, con un máximo de 10 cuotas durante toda la vida del producto.

Otras particularidades reseñables son por ejemplo el hecho de poder añadir una cuota final a la conclusión de la vida del producto que puede llegar a contener hasta el 30% del principal, a lo que debemos sumar el hecho de que se nos proponen lazos de amortización amplios de hasta ocho años con la posibilidad de elegir entre 12 o 14 cuotas de amortización anuales

Del mismo modo, y tal y como resulta cada vez más habitual en las ofertas de productos de financiación de las entidades bancarias, la vinculación con entidades a través de la domiciliación de nomina o pensión, así como la contratación de productos de aseguramiento, proporcionan una bonificación en forma descuento a los tipos de interés a aplicar a este préstamo.

  • Los riesgos de los préstamos entre particulares

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *