Publicidad

Préstamo Coche Caja España Duero

Está claro que cuando nos planteamos los análisis y revisiones de determinados productos bancarios existen, dentro de éstos, algunos que se prestan de manera muy evidente a extenderse en las explicaciones y análisis de las características principales de dichos productos, en el apartado de los préstamos por ejemplo, los préstamos hipotecarios son un modelo de productos que aporta ciertamente matices y variables muy específicas en algunos casos y que merecen la pena ser detalladas al máximo.

Sin embargo no podemos obviar que existen otros productos, en este caso también dentro de los préstamos que por sus propias características y finalidad resultan ciertamente simples, y en los que el análisis o la revisión no van más allá de sus características principales, que a fin de cuentas realmente son las que definen el producto de manera evidente.

CAJA ESPAÑA DUERO

Repasa en este post los mejores préstamos para Noviembre

El Préstamo Coche Caja España Caja Duero puede ser perfectamente uno de estos productos, en los que, a pesar de no poseer grandes complicaciones a la hora de su análisis, merece la pena por supuesto detenerse y acercarse a la oferta que las entidades ponen a nuestra disposición.

Condiciones
  • Hasta 72 meses
  • Fijo desde el 9% (bonificado vinculación
  • Comisión de apertura desde 1% del importe solicitado, mínimo 60 euros

 Como su propio nombre indica nos encontramos ante un préstamo cuyo destino es la compra de un vehículo, el producto realmente vendría a decidirse prácticamente con tan sólo algunos parámetros; nos encontramos ante un préstamo que nos propone un tipo de interés del 9%, para un plazo amortización de hasta 72 meses, y que en los gastos nos propondrá una comisión de apertura del 1% del importe solicitado con un mínimo de 60 €.

Vinculación:

  • Seguro de vehiculo
  • Seguro de vida
  • Seguro de amortización de pago

Realmente en esas tres cuestiones citadas se define claramente el tipo de producto ante el que nos encontramos, por supuesto existen otros elementos, como pueden ser las garantías personales exigidas para su contratación, la bonificación posible o no aplicable sobre los tipos de interés en función de la vinculación con la entidad, en definitiva elementos comunes a muchos de los préstamos destinados al consumo a los que estamos habituados.

Tal vez en este caso la cuestión más notable habría que buscarlo en el hecho de tratarse de un producto destinado a un sector del consumo ciertamente de capa caída como es el de la venta de automóviles, un sector que además, desde la perspectiva de las entidades financieras, sigue poseyendo un enemigo, desde el punto de vista de la competencia, muy serio en las propias financieras desarrolladas por las empresas automovilísticas, aunque, es cierto, también éstas han sufrido un retroceso que se puede calificar de espectacular a la hora de enganchar al usuario hacía las ventas, por lo que, también aquí, se multiplican ofertas que hace tan sólo unos pocos años podrían resultar impensables desde el punto de vista del usuario.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *