Publicidad

¿Más préstamos personales en verano?

Se podría pensar que en un momento como el verano, en el que se disparan los gastos, la oferta de préstamos personales aumentará de manera proporcional la demanda de financiación. Sin embargo esto es muy relativo, de hecho tan negativo como que no es cierto; no existe un aumento significativo de la oferta de préstamos personales una vez ya inmersos en el verano.

Motivos, como veremos, hay varios, aunque el principal de ellos sigue siendo un panorama muy complicado para el préstamo personal, en el que la rigidez en la concesión de estos productos los sigue convirtiendo casi en un asunto de lujo, no al alcance de todos, y menos al alcance precisamente de quienes suelen necesitar financiación en estas fechas.

Préstamos personales en verano

¿Significa esto que ha empeorado la oferta? no. De hecho, si revisamos las propuestas de las principales entidades financieras de nuestro país y las comparamos con el cierre del pasado ejercicio, efectivamente vamos a empezar a encontrar movimientos en forma de un ligero abaratamiento en los costes de los préstamos y una ligera ampliación en cuestiones como los plazos de financiación, sin embargo lo que no encontramos es un aumento sensible y significativo de la oferta.

Lógicamente uno de los motivos de este hecho está en que el usuario que va a necesitar financiación para sus vacaciones las planificado con el tiempo suficiente como para que esta financiación ya haya sido resulta de un modo u otro; es decir,vamos tarde ya que cada vez se resuelve con mayor distancia temporal este tipo de necesidades.

Por otro lado el aumento de los llamados préstamos preconcedidos, esa especie de línea de crédito familiar mediante la cual se puede disponer de dinero crédito en cualquier momento y volverlo a utilizar simplemente para su reposición, ha permitido a muchos usuarios acceder a un modelo de crédito bajo financiación pero cómodo que se suele utilizar en combinación con el otro modelo por excelencia de pago a crédito que es la tarjeta, de hecho, este es el camino al que se nos ha conducido de algún modo en lo que a la financiación puntual se refiere, es decir, combinar un modelo de crédito controlado y limitado con otro (el de las tarjetas) que si bien es práctico y eficaz, comporta como sabemos muchos riesgos.

En definitiva, quien busque en estas fechas un préstamo personal, por supuesto podrá encontrarlo, pero no va a encontrar grandes novedades ni en principio salvo promociones excepcionales, unas ventajas superiores a las que puede encontrar en otros momentos del año.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *