Publicidad

Las claves de los préstamos entre particulares

Como el lector ya sabe en este espacio nos ocupamos de manera habitual de la revisión de productos financieros, más concretamente de préstamos, en todas sus variedades, de esta manera hemos revisado en los últimos artículos desde préstamos al consumo hasta préstamos hipotecarios pasando por realmente todo tipo de posibilidades de financiación a través de este producto, sin embargo, también es cierto que de manera recurrente nos acercamos a los préstamos y a la financiación desde diferentes puntos de vista ajenos a las entidades financieras y en este sentido, debido a su crecimiento exponencial, parece normal que dediquemos espacio a los préstamos entre particulares.

Sin duda en todos los préstamos entre particulares debemos distinguir aquellos a los que vamos a dedicar estos artículos, es decir, préstamos de común acuerdo entre los que habitualmente se pueden generar entre amigos conocidos o familia de otros modelos en los que, bordeando cuando no infringiendo directamente la legalidad, se practica incluso la usura y a los que no vamos obviamente a dedicar ni una línea.

Las claves de los préstamos entre particulares

  • Mejores préstamos 2014

Merece la pena recordar que esta vuelta creciente a los préstamos entre particulares realmente es propia de períodos de crisis como el actual en los que, además, el sistema bancario de manera más que notable cierra el grifo crediticio, no sólo para las empresas sino también para los particulares los cuales cada vez en mayor medida se ven obligados a buscar otras fuentes de financiación en caso de necesidad, una financiación que en principio parece más sencillo encontrar el ámbito de familiares y amigos que en otros entornos.

Uno de los grandes errores a los que se puede llegar a la hora de los préstamos entre particulares es el hecho de no tratarlos precisamente como lo que son, un préstamo, y por tanto obviar elementos que deben ser cruciales en cualquier caso, empezando por algo fundamental como es la propia formalización del préstamo.

Esta formalización se puede dar a través de dos vías, por un lado lógicamente a través de una escritura notarial que conllevará una serie de gastos que tal vez ni el prestatario ni el que recibe el préstamo desean asumir, por lo que existe también la posibilidad de un contrato privado entre las partes. Este contrato privado deberá reflejar todos los elementos fundamentales del préstamo; importe, plazo de devolución, interés incluso en el caso de que no hubiera donde debiera constar como interés cero, así como las condiciones particulares que el contrato entre partes pudiera derivar.

Debemos tener en cuenta también que este tipo de préstamos pueden tener obviamente efectos fiscales por lo que resulta muy importante para ambas partes, aunque en este caso fundamentalmente para el prestatario, el hecho de presentar y avalar el contrato en hacienda, donde a la par que se presenta dicho contrato firmado se debiera presentar el comprobante bancario de la operación de préstamo, tras lo cual ya efectos de la agencia tributaria este préstamo quedaría certificado a todos los efectos.

 
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *