Publicidad
Publicidad

El peligro de los préstamos precondecidos

Si eres un buen cliente, seguramente tu banco te haya ofrecido algún préstamo o crédito sin solicitarlo. Es lo que se denomina préstamo preconcedido. Se diferencian de los créditos rápidos o exprés en que en ésta modalidad es tu entidad bancaria quien te lo ofrece y en condiciones más ventajosas.

Los préstamos preconcedidos son los créditos que la entidad financiera pone a disposición de sus clientes de menor riesgo.  Funcionan como líneas de crédito que el banco pone a disposición del cliente.

Características de este tipo de préstamos

  • Son créditos rápidos. Al estar preconcedidos los trámites se agilizan pues no necesitan autorización del banco.
  • Son préstamos de pequeño importe. La cantidad del préstamo suelen ser pequeña y no superar los 30.000 euros. Dependerá del historial del cliente y su capacidad de solvencia.
  • Se conceden a  buenos clientes y sin riesgo. Para ofrecer este tipo de créditos el banco valora la solvencia, el historial o el dinero en cuenta del cliente.
  • El interés de estos préstamos suele ser más ventajoso que en aquellos en los que es el cliente quien lo solicita.

Los peligros de los préstamos preconcedidos

Estos préstamos pueden ser una tentación para muchos clientes. Sin embargo, su aceptación tiene implicaciones. No podemos olvidar que es un dinero que presta la entidad bancaria y que obviamente quiere recuperar.

Por tanto, el crédito preconcedido no costará nada mientras no se utilice el dinero. Sin embargo, si utilizamos el dinero, tendremos que devolverlo y pagar intereses por su uso. Intereses que pueden oscilar entre el 5 y el 10%. Dependerá de lo pactado  con la entidad bancaria.

Es otra nueva forma de endeudamiento. Por ello, antes de aceptarlo y dejarnos tentar, debemos valorar la conveniencia de aceptarlo o no. Sólo debe aceptarse en el caso de necesitar financiación realmente y estar seguros de poder devolver la cantidad gastada más sus intereses sin problemas. Piensa que tu situación financiera puede variar con el tiempo.

Además, pueden no ser la mejor opción. Ten en cuenta que la cantidad concedida suele ser pequeña y los intereses superiores al 10%. Pueden parecer una solución a tus problemas económicos a corto plazo pero a largo plazo los agravará.

Recurre a ellos si necesitas financiación puntual de manera rápida. Pues no son gratis y tendrás que cumplir ciertas condiciones tales como el pago de intereses y una especial vinculación con la entidad bancaria. Lo más recomendable es informarse y comparar los créditos que hay en el mercado.

Desde mejores prestamos recomendamos la lectura relacionada: las 15 cosas que debes saber antes de solicitar un un crédito.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *