Publicidad
Publicidad

¿Un Préstamo es igual a un Crédito?

A pesar de que en muchas oportunidades se hable indistintamente de Crédito y Préstamo, en realidad estos términos realmente hacen referencia a contratos diferentes.

En el caso del Crédito, mediante un contrato bancario de crédito el cliente puede ir disponiendo del dinero facilitado por la entidad de crédito a medida que lo vaya necesitando, en cualquier cantidad hasta el límite pactado y en cualquier momento durante el plazo de tiempo acordado. A cambio, el cliente deberá devolver la cantidad de dinero dispuesto, así como los intereses y comisiones bancarias pactados en los plazos acordados. El cliente puede devolver parcial o totalmente el importe dispuesto antes de su vencimiento, pudiendo volver a disponer de ese importe en futuras ocasiones durante la vida del crédito.

Generalmente en el contrato de crédito se utiliza como soporte una cuenta corriente donde se van anotando las disposiciones y reintegros que efectúa el cliente.

Ahora bien, en el caso del Préstamo el cliente recibe de una sola vez, al inicio del contrato, la cantidad de dinero pactada, obligándose a su devolución en los plazos e importes preestablecidos en el plan de amortización (mensual, trimestral, semestral o anual), y si estas condiciones fueran modificadas implicaría costos adicionales para el cliente.

Como vemos, el crédito en cuenta corriente resulta más flexible que el préstamo, ya que el cliente tiene a su disposición una cantidad de dinero durante un tiempo, pudiendo hacer varias disposiciones y reintegros respetando la cantidad máxima y el plazo acordados.

A modo de resumen, las principales diferencias entre ambos conceptos serian:

  • Pago de intereses. En el crédito únicamente se van a pagar intereses por el capital que efectivamente se haya dispuesto, y si no se ha dispuesto de cantidad alguna no se generarán intereses, mientras que en el préstamo se va a pagar intereses por la cantidad total objeto de préstamo.
  • Entregas de capital. En el crédito, la entidad otorgante del mismo irá realizando entregas, mientras que en el préstamo la entidad entregará la cantidad total objeto del mismo en el momento de la formalización del contrato de préstamo.
  • Plazos de devolución: El crédito puede ser renovado cuantas veces quiera una vez haya vencido el mismo, por el contrario, el préstamo debe pagarse en el plazo pactado en el correspondiente contrato, ya que, en caso contrario, habría que formalizar un nuevo contrato de préstamo.

Ya lo saben: no es lo mismo un crédito que un préstamo.

Publicidad

2 responses to “¿Un Préstamo es igual a un Crédito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *