Publicidad
Publicidad

¿Qué es la morosidad oculta?

En los últimos meses estamos asistiendo sin ningún género de duda a un contrasentido al que muchos usuarios de a pie no encuentran explicación. Cuando se habla del crédito en general, y más concretamente del crédito hipotecario, teóricamente se nos muestra un escenario más favorable que en los últimos años, y, sin embargo, la solicitud de hipotecas no sólo no crece sino que dependiendo de los meses incluso disminuye. Entre otros motivos, la morosidad oculta está detrás de este hecho.

Realmente, como veremos, si se trata de morosidad pero no tan oculta, ya que los datos están ahí y simplemente con acercarse a ellos podemos encontrar una explicación relativamente simple al panorama actual del crédito hipotecario.

 

hipoteca

Créditos hipotecarios con diferenciales por debajo del 2%

Morosidad oculta o no tanto

Una reactivación del crédito no pasa sólo por la teórica apertura del grifo crediticio por parte de las entidades, ni tan siquiera por las medidas de impulso al crédito al consumo que se puedan tomar de manera institucional. Se tiene que dar necesariamente un balance saneado en el cual el usuario no sólo desee si no pueda acceder al crédito por sus propias condiciones económicas.

La realidad es que este balance no está saneado en absoluto. Hace tan sólo unas semanas podíamos acceder al dato de que en el año 2013 la banca volvió a asumir en el entorno de 50,000 viviendas por impago. De éstas una buena parte se declararon como primera vivienda, descontado el efecto picaresca ante hacienda en esta declaración, queda que más del 50% de las viviendas entregadas resultan efectivamente primeras viviendas. ¿Balance saneado? Parece que no.

A la banca de nuestro país, si tomamos como referencia los datos manejados durante 2012 y 2013, aún le queda por tragar más de 80,000 millones de euros en activos inmobiliarios. Esto junto a las dudas, entidad por entidad, sobre la morosidad real de sus carteras hipotecarias, es un lastre para la recuperación del crédito por un lado, pero, también sin ninguna duda para el salto de calidad que se espera en las pruebas de solvencia, lo que a la vez deriva en muchas dudas sobre la fecha de mediados de 2015 como el punto de la recuperación plena del crédito en nuestro país.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *