Publicidad
Publicidad

Créditos en cuenta corriente

 

Los créditos en cuenta corriente o descubiertos en cuenta, se han convertido en un producto muy utilizado, dado que es una alternativa muy cómoda y rápida que muchos los entidades ofrecen a sus clientes.

La operatoria de los Créditos en cuenta corriente es muy simple, ya que consiste en la firma de un contrato entre el cliente y la entidad, donde se establece una cantidad máxima de dinero que podrá utilizar y el plazo en el que permanecerá vigente. A cambio el cliente tendrá la obligación de devolver el dinero prestado, los intereses y las comisiones en el tiempo acordado.

Obviamente, el principal soporte de este tipo de operaciones es precisamente una cuenta corriente, en donde tendrá disponible el crédito, y deberá depositar el dinero para la devolución del mismo.

Una de las ventajas más interesantes que presenta este producto es la flexibilidad, ya que mediante este contrato el cliente puede tomar la cantidad que necesiten en el momento que consideren preciso, con lo cual solo pagará intereses por el monto utilizado, y no por la totalidad del crédito disponible.

Otra de las ventajas que posee este tipo de créditos es que el cliente tendrá la posibilidad de reintegrar de manera parcial o total el dinero que ha tomado antes de que venza el tiempo máximo establecido, siendo frecuente que el contrato estipule que, mientras el contrato siga vigente, el acreditado pueda utilizarlo nuevamente, siempre dentro de los limites de importe y plazos fijados.

En cuanto al tipo de interés aplicado a este contrato de crédito en cuenta corriente, en general puede ser variable referenciado al Euribor, aunque con el límite del 2,5% TAE establecido por ley, es decir, que en ningún caso se podrá establecer un tipo aplicado que dé lugar a una TAE superior a 2,5 veces el interés legal del dinero.

En este sentido, la liquidación de intereses se producirá de forma periódica, normalmente, con carácter mensual o trimestral, y serán cargados en la cuenta del cliente.

Otra cuestión a tener en cuenta, es que previo a la firma del contrato de crédito en cuenta corriente, o en el momento en que se realice, la entidad financiara deberá informar por escrito al consumidor el tipo de interés efectivo anual que aplicará, el límite del crédito en caso que lo haya, los gastos que generará, así como las posibles modificaciones y el procedimiento para resolver el contrato.

Unicaja es una de las entidades que ofrece este tipo de productos a través de la Cuenta Corriente de Crédito Unicaja destinado a empresas y profesionales, de disponibilidad inmediata, que no presenta ni comisiones de mantenimiento ni de administración.

Por su parte el Crédito en Cuenta Corriente de Caja Navarra, tambien destinado a la actividad empresarial, posee un plazo habitual de 1 año con posibilidad de renovarlo.

Otra opción es la Cuenta Corriente de Crédito Ipar Kutxa esta disponible para particulares y posee un tipo de interes variable referenciable al Euribor, con un plazo anual renovable hasta 10 años.

En resumen, se trata de un método bastante flexible a la hora de  disponer de un dinero extra, de forma rápida, y que además le permite pagar intereses solo el monto utilizado.

 

 

Publicidad

2 responses to “Créditos en cuenta corriente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *