Bolsamania

Spyker C8 Laviolette, el sorprendente supercar holandés

Un coupé de dos plazas muy compacto (apenas 4,18 m de largo) con un gran motor V8 y unas líneas deportivas exageradas. Esta sería, grosso modo, la receta normal para un superdeportivo exótico. Lo que realmente llama la atención del Spyker C8 Laviolette es su procedencia, pues este precioso modelo ha sido diseñado y creado en Holanda, un país donde la gente prefiere las bicicletas a los coches y donde prácticamente no hay tradición en el mundo de los supercars.

Eso no quiere decir que en el país de los tulipanes no haya gente tan apasionada por los coches deportivos y de alta gama. El mejor ejemplo es la compañía Spyker, marca creada en el año 2000 por Victor Muller, que recoge el testigo de la vieja empresa homónima que construía aviones y automóviles de lujo a principios del siglo XX. Ha llovido mucho desde entonces, pero el lujo parece seguir siendo la consigna.

Para muestra, un botón: el volante recubierto de elegante cuero, o el precioso tablero de instrumentos, un verdadero homenaje a los años dorados de la aviación. Estéticamente, el Spyker C8 Laviolette es una verdadera joya estética. Otro tema es la cuestión mecánica.

El coche es holandés, como ya hemos dicho, pero bajo el capó late un corazón alemán: el del motor Audi V8 de 4.2 litros acon 450 CV de potencia, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4, 4 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h.

Con solo 1.275 kg de peso, se trata de un coche muy ligero y que exige mucho al conductor. Hay que reaccionar rápido y tener un gran control para poder llevar en la aguja de equilibrio, el Spyker C8 Laviolette es un automóvil muy liviano y muy exigente que vibra y corre como un caballo de carreras.

Además de su excentricidad, el Spyker C8 Laviolette es un modelo muy exclusivo del que sólo se han producido una veintena de unidades, todas ellas vendidas por precios entre 230.000 y 300.000 euros.

Fotos – Spyker

2 Comments
 
'C8 Laviolette ','Spyker ',