Patrones del fraude en el comercio electrónico

Patrones del fraude en el comercio electrónico
| Por

El fraude online está en alza y así lo revela un estudio realizado por Stripe, que desvela nuevos patrones para ayudar a los negocios online a combatir la actividad de los ciberdelincuentes durante la época de compras más importante del año. “Si bien las tarjetas de crédito habilitadas con chip han conseguido que las compras físicas sean más seguras, los estafadores están orientando sus esfuerzos hacia las tiendas online”, apuntan desde la ‘fintech’ de pagos electrónicos.

 

Según datos del informe, a diferencia de las tiendas tradicionales, los negocios en Internet son los responsables de los costes asociados a un fraude, lo que supone que por cada euro defraudado por un asaltante, el negocio online llega a perder pierde 2,2 euros adicionales a la hora de las devoluciones, recuperaciones, etc.

 

El fraude, depende del país

 

Stripe ha analizado los datos de cientos de miles de operaciones realizadas durante los últimos años con el objetivo de hallar patrones de conducta fraudulentos en cada país, periodo de tiempo, sector y otros factores que puedan ayudar a las empresas a combatir el fraude online. Algunas de las conclusiones más relevantes son las siguientes:

 

En función de dónde haya sido expedida la tarjeta de crédito, los ratios de fraude por país varían significativamente (se pueden multiplicar por dos o tres). Turquía o Latinoamérica son algunas de las regiones en las que este mal del comercio electrónico es mucho más acusado que en otros mercados.

 

Menor actividad, más fraude

 

Al contrario de lo que pueda parecer, los niveles más elevados de fraude online tienen lugar durante los días y horas de menos actividad consumista, como el día de Navidad o el día de Reyes, cuando muchas personas ya tienen sus compras hechas.

 

Precisamente durante esos días de baja actividad, los estafadores siguen trabajando, especialmente a altas horas de la noche.

 

Así, el porcentaje de fraude sobre el tráfico total aumenta durante el verano y a finales de diciembre, pero no durante grandes días de rebajas y compras como Black Friday, como sería de esperar.

 

Pequeñas operaciones y repetición

 

Otro aspecto interesante sobre las transacciones fraudulentas es que a menudo corresponden a pequeñas operaciones. Es sorprendente, ya que los ciberdelincuentes no están pagando por los productos que compran. Los ciberdelincuentes se delatan realizando rápidas compras en los mismos negocios y con la misma tarjeta de crédito, con una velocidad hasta diez veces superior a la que comprarían los titulares legítimos de las tarjetas.

 

Estos estafadores se inclinan por productos que no necesitan ser entregados a domicilio y que pueden ser recogidos en lugares públicos, de manera que pueden conseguirlos antes de que la transacción sea invalidada. Esto explica la prevalencia del fraude en servicios bajo demanda, así como los productos de consumo de gama baja.

 

Machine learning

 

“Mientras que apreciamos algunos patrones consistentes en la conducta de los estafadores, por ejemplo la elevada velocidad de compra, su propensión a comprar a altas horas de la noche y su deseo por productos baratos o de entrega inmediata, vemos que la fuerza predictiva de estos patrones varía significativamente en función de la ubicación del negocio y del estafador online”, explica Michael Manapat, director de ingeniería para inteligencia y experiencia de pago en Stripe.

 

“Por este motivo, recomendamos la utilización de herramientas anti fraude basadas en machine learning sobre grandes volúmenes de datos para asegurar que las empresas están haciendo el balance correcto entre la lucha contra el fraude y maximizar beneficios”, añade.

El boom definitivo del Black Friday en España
Radiografía del ecommerce: el 'consumidor normal' influye más que bloggers y youtubers