Mujeres inversoras en startups, un 15% del total en 2017

Mujeres inversoras en startups, un 15% del total en 2017
| Por

El mundo de la inversión sigue siendo un mundo muy masculino pero cada vez más las mujeres van cogiendo terreno para equilibrar la balanza de género; así lo demuestran las cifras de la plataforma de inversión online The Crowd Angel (TCA). En el último año ha crecido un 50% el ratio de mujeres inversoras en su plataforma, siendo un 10% del total en 2016 y ya suponen un 15% de la base de inversores en 2017 en la plataforma, que se extrae de una muestra de 10.000 usuarios registrados en TCA.

 

Según el último estudio de la asociación de inversores AEBAN, las mujeres representaban solo el 9% de los business angel en España. El ticket medio de estas inversoras es de 5.358,11 euros aunque nos encontramos tanto perfiles de tickets más grandes y más pequeños. La edad media de las inversoras de TCA es 43 años y el 60% son de Barcelona y el 34% de Madrid.

 

“La mujer inversora se caracteriza por ser mucho más analista y mira más al detalle que los hombres que se dejan llevar mucho más por la intuición y más impulsivos (…) Las mujeres son mucho más racionales a la hora de invertir y todas ellas diversifican sus inversiones buscando la mayor rentabilidad”, explica Ramon Saltor, fundador de The Crowd Angel.

 

Dos mujeres, dos formas de invertir

El 43% de las inversiones hechas por mujeres en TCA han sido en el sector de la Sanidad. Eso tiene sentido ya que tanto Lorena Loma como Kiara Guzmán, ambas inversoras en The Crowd Angel, destacan que para ellas es importante invertir en una empresa que de algún modo tenga un impacto en la sociedad. Tanto Lorena como Kiara ven la inversión en startups como una pata de su estrategia de rentabilidad de sus ahorros: inmuebles, fondos fijos y variables y bolsa completan el listado de inversiones.

 

“Las mujeres son más analíticas, más detallistas, y lo miran todo con más al detalle que los hombres. Ellos están más cómodos sin incertidumbre, no necesitan tanto detalle para lanzarse”, asegura Loma. Lo que más le gusta de invertir en startups es tener capacidad de invertir en gente buena y que crezca, generar empleo, impacto social, que el emprendedor confíe en sí mismo y la sostenibilidad del modelo de negocio. “Además yo aprendo mucho: de todo el proceso, del emprendedor y a mi me sirve para aplicarlo en mi proyecto personal. Tener la opción de una buena salida me influye mucho a la hora de acabar de decidir”, añade.

 

Por su parte, Kiara Guzmán comenta que en su análisis intenta evitar las copias de otros modelos de negocio o en las que el propio fundador no crea. “De invertir en startups, me gusta el contacto con el modelo de negocio y el poder ver las tripas de la empresa a la hora de tomar la decisión de invertir; muchas de ellas son ideas que implican una mejora clara en nuestro día a día y eso me encanta (…) Lo primero que me fijo es en la persona, en el emprendedor, necesito que haya química, que tenga fuerza y seguridad en sí mismo, con mucha motivación y que vea que va a aguantar porque emprender es una carrera de fondo”, asegura.

 

Las 14 startups de Impact para 2018
El clásico startup vuelve a Barcelona: última llamada para el XIX Campus Seedrocket