El coste de la compra de Whatsapp sigue creciendo para Facebook cuatro años después

El coste de la compra de Whatsapp sigue creciendo para Facebook cuatro años después
Jan Koum y Brian Acton, cofundadores de Whatsapp. (Archivo)
| Por

Whatsapp, pese a no contar con publicidad por el momento, sigue siendo el diamante en bruto para la red social de Mark Zuckerberg desde que compró la aplicación hace cuatro años. La aplicación de mensajería ha alcanzado los 1.500 millones de usuarios mensuales activos en todo el mundo, un 15% más que hace seis meses, según datos de Facebook.

Publi

 

Sus números triplican los que tenía en 2014 cuando Facebook compró Whatsapp. Sus niveles de actividad son desorbitados. Cada día se envían 60.000 millones de mensajes a través de esta plataforma de mensajería instantánea, convertida en una red social de uso más intensivo que la propia matriz o, incluso, que Instagram, la otra joya de la corona.


 

Sin embargo, Whatsapp también es un quebradero de cabeza para Facebook. En febrero de 2014, la red social anunció la compra de la app de mensajes por unos de 19.000 millones de dólares para adquirir WhatsApp, pero esta cifra no ha dejado de crecer con el paso de los años hasta superar los 25.000 millones de dólares a fecha actual.

 

Y eso que la filial todavía sigue sin monetizar su gigantesca base de usuarios. Whatspp no cuenta con publicidad, la principal fuente de ingresos de la compañía a la que pertenece. De la cantidad inicial que Zuckerberg puso sobre la mesa, sólo 4.000 millones fueron un desembolso de dinero en efectivo, mientras que 12.000 millones se desembolsaron en forma de acciones a los socios de Whatsapp, principalmente, el fondo de capital riesgo Sequoia y los cofundadores Jan Koum y Brian Acton.

 

Otros 3.000 millones de dólares en opciones sobre acciones fueron entregados a algunos de los empleados de Whatsapp para que permanecieran en la empresa. Para cuando se cerró la operación, a finales de aquel 2014, el valor de las nuevas acciones emitidas por Facebook para pagar a los accionista de Whatsapp se elevó hasta los 15.000 millones debido a la escalada del 25% en bolsa que registró durante esos meses la red social.

 

También lo ha hecho el valor de los títulos no distribuidos todavía al resto de empleados y cuya entrega estaba ligada a su permanencia en la empresa. Facebook se revalorizado más del 150% desde que cerró la compra de Whatsapp en otoño de 2014 y un 200% desde que la anunció. Según consta en su memoria anual, el coste del pago en acciones asociado a su compra se ha multiplicado con el paso del tiempo y la subida en la cotización de la compañía.

 

Facebook valora ese paquete de acciones todavía no distribuidas en unos 7.700 millones de dólares el cierre de 2017. El pasado 31 de diciembre vencieron opciones sobre acciones para un solo empleado de Whatsapp -presumiblemente, su cofundador Acton, que dejó la empresa en octubre-, que están valoradas en unos 1.000 millones de dólares.

 

En total, el coste de la compra de Whatsapp todavía sigue vivo y ha superado la barrera de los 26.000 millones, una cifra de locura en un principio que con el paso del tiempo se ha considerado como una de las jugadas maestras de Zuckerberg para convertir Facebook en la quinta mayor tecnológica de Wall Street por detrás de Apple, Amazon, Microsoft o Google.

 

Facebook registra el primer descenso de usuarios en EEUU en su historia
Santander asciende al responsable de su inversión en startups y Ripple