Cinco grandes industrias tecnológicas que marcarán la próxima década

chivas

Los avances tecnológicos cambian el mundo casi a cada momento y plantean un futuro muy diferente a lo que hoy en día se conoce. Paralelamente al avance, nuevas tecnologías, y por tanto, nuevas industrias nacen para hacer posible este gran cambio. Los consumidores saben que estas nuevas tecnologías cambiarán la forma en que trabajan y juegan. Estos cambios no sólo harán que algunos aspectos de la vida sean más fáciles, sino que también permitirán hacer más con menos dinero.

Los avances tecnológicos cambian el mundo casi a cada momento y plantean un futuro muy diferente a lo que hoy en día se conoce. Paralelamente al avance, nuevas tecnologías, y por tanto, nuevas industrias nacen para hacer posible este gran cambio. Los consumidores saben que estas nuevas tecnologías cambiarán la forma en que trabajan y juegan. Estos cambios no sólo harán que algunos aspectos de la vida sean más fáciles, sino que también permitirán hacer más con menos dinero.

La próxima década estará cargada de nuevas tecnologías, pero cinco de ellas destacan, por su potencial, sobre el resto. Estas son las cinco industrias que más crecerán y que será más importantes durante los próximos 10 años gracias a los avances tecnológicos:

1. EL INTERNET DE LAS COSAS (IoT)

El Internet de las cosas (denominado ‘IoT’ por su siglas en inglés: ‘Internet of things’) ha obligado a los fabricantes a pensar en nuevas formas en que los productos, incluso los más cotidianos, pueden ser útiles a las personas. Esta búsqueda por la utilidad continuará con el paso de los años. En una década, ver un frigorífico conectado a Internet capaz de hacer la compra o un juguete que se encarge de monitorizar a un niño pasarán de ser ciencia-ficción o tecnología muy cara a ser elementos cotidianos.

2. IMPRESIÓN 3D

La impresión 3D no ha hecho más que llegar. Esta tecnología puede ser aplicada a infinidad de cosas desde fabricar objetos cotidianos, como por ejemplo una figurita decorativa, hasta otros tan complejos como órganos para personas con problemas de salud. Sólo el tiempo será capaz de ponerle barreras a esta tecnología que dará la opción a los consumidores de seleccionar y fabricar los elementos que necesiten, reduciendo costes y dependencias de terceras personas. La impresión 3D se adapta además a un modelo de fabricación mucho más personalizable en artículos de todo tipo.

3. ECONOMÍA COMPARTIDA

Lo que comenzó casi como un movimiento ciudadano a través de la gran red de redes, hoy es una industria que no deja de crecer. En los últimos años, los consumidores han aceptado e integrado en su rutina servicios como Airbnb o Uber. El futuro de estos servicios pasa porque las empresas o personas detrás de ellos puedan aportar un alto grado de confianza al consumidor mediante la adición de protecciones a todos los eslabones de la cadena. La próxima década verá como la economía compartida seguirá extendiéndose a otros mercados y servicios en los que las personas puedan ofrecer o intercambiar habilidades entre sí.

4. ‘WEARABLES’ PARA LA SANIDAD

La tecnología ‘wearable’ hace tiempo que es una realidad y forma parte de ese conjunto de dispositivos que hacen más fácil el día a día de sus usuarios. El siguiente paso para estos aparatos es llegar a salvar vidas. Una tecnología tan unida al usuario es capaz de monitorizar casi cualquier variable sanitaria de su dueño. En lugar de limitarse a contar los pasos y monitorear la frecuencia cardiaca, como hasta ahora, los sensores serán capaces de rastrear los niveles de glucosa y detectar signos de cáncer, al mismo tiempo que permitirá a los pacientes ancianos permanecer seguros en casa. En muchos casos, este desarrollo permitirá a los profesionales médicos centrarse menos en el diagnóstico y más en encontrar los mejores tratamientos.

5. REALIDAD VIRTUAL

Actualmente, los consumidores pueden pensar en la realidad virtual (VR) como una parte más de un videojuego o una recreación. Sin embargo, existen muchas más aplicaciones que seguro en los próximos año irán viendo la luz. La formación es uno de los sectores que más puede aprovechar en el futuro esta tecnología. Por ejemplo, las escuelas de medicina podrán aplicar la realidad virtual para capacitar a sus profesionales dándoles experiencia práctica en situaciones muy realistas.

Esta tecnología no sólo sirve para aprender sino también para experimentar con nuevas técnicas. Más allá del campo médico, están surgiendo todo tipo de ideas sobre cómo se puede usar la realidad virtual en los próximos años. Ya sea que se realicen tareas diarias en un puesto de trabajo usando gafas de realidad virtual que permitan a los usuarios interactuar con una oficina virtual, o incluso revivir las experiencias físicas reales que hemos tenido en la vida cotidiana. El futuro es emocionante y definitivamente una nueva frontera.

CONTENIDO RELACIONADO: