Así funciona el sistema de módulos - Declaracion de la Renta

Así funciona el sistema de módulos

| 07/02/2017 | 0 Comentarios

Al darte de alta como autónomo, podrás cómo quieres trabajar. Dependiendo de la actividad, podrás acogerte al régimen de estimación objetiva o módulos o al de estimación directa. Te contamos los últimos cambios en el sistema de módulos y todo lo que debes saber al respecto.

En este artículo encontrarás

Palabras enlazadas

Cambios para los autonomos en la renta 2015

Cómo saber en qué régimen tributar

A la hora de darte de alta como autónomo puedes elegir entre dos métodos a la hora de tributar por tus ingresos en la declaración de la renta. Éstos no cambiarán tu forma de trabajar, pero sí el modo en el que se computa lo que ganas.

Las opciones se dividen entre al régimen de estimación directa (normal o simplificado) o el método de estimación objetiva, también conocido como módulos. Cada sistema tiene sus ventajas y desventajas, pero también requisitos que debes cumplir para poder registrarte en ellos.

La principal diferencia entre estimación directa y módulos es la forma en la que se computan los ingresos. En otras palabra, cómo se hacen las cuentas para Hacienda y lo que la Agencia Tributaria permite en cada caso.

Características del método de estimación objetiva

La estimación objetiva es régimen más sencillo. En este caso el sistema de pago a efectos fiscales no depende de los ingresos y gastos reales. El cálculo de los beneficios se realiza a través de una serie de indicadores o módulos relacionados con elementos del negocio como los metros cuadrados, consumo eléctrico o personal trabajando (más adelante te detallamos estos módulos).

El beneficio fiscal de la empresa no es el real, sino que se estima en función de estos elementos, de manera que un local más grande pagará más, como también lo hará quien tenga tres empleados en lugar de dos. El sistema de módulos se usa sobre todo en sectores como la hostelería, donde contabilizar el número de cafés, por ejemplo, puede ser arduo y es mejor usar un sistema que estima el beneficio más que calcularlo atendiendo a la realidad. Esto hace que el sistema no sea nada flexible y que siempre se pague la misma cuota, independientemente de los ingresos.

Características de la estimación directa

El sistema de estimación directa es el más habitual entre los autónomos, profesionales y empresario. Se puede definir como una versión reducida de una empresa. En este caso los beneficios se calculan según el rendimiento real. Es decir, se suman los ingresos y a éstos se le restan los gastos deducibles del negocio.

Sobre esa diferencia entre gastos e ingresos reales se aplica la cuota que corresponda en el IRPF. En caso de que haya pérdidas no se pagarán impuestos, lógicamente.

Dentro de la estimación directa se puede diferenciar entre la simplificada y la normal. La primera es menos exigente en cuanto a las obligaciones contables y administrativas y por ello sólo pueden acceder los autónomos que facturen menos de 600.000 euros al año.

La segunda tiene las mismas obligaciones contables que una empresa al uso. Entre ellas se incluye la necesidad de realizar cuatro pagos fraccionados a través del modelo 130.

Sistema de estimacion objetiva autonomos

Diferencias entre estimación objetiva y estimación directa

El cálculo del beneficio es la principal diferencia entre los dos regímenes, pero no la única. En torno a esta dicotomía se articulan también otras ventajas e inconvenientes de cada método que tienen que ver, por ejemplo, con la contabilidad.

Para que lo entiendas mejor, con los módulos la contabilidad es más sencilla. Al estimarse los ingresos no es necesario un control tan exhaustivo y se puede incluso prescindir de la figura del gestor. De hecho, computarás gastos, pero no los ingresos, que vendrán dados por el módulo a efectos fiscales. Eso sí, a cambio no podrás incluir gastos deducibles como, por ejemplo, la cuota de autónomo.

En el sistema de estimación directa simplificada la contabilidad también es más sencilla, pero no hasta ese punto.

Los autónomos en estimación directa simplificada siguen teniendo que llevar un libro de cuentas. Quienes ni siquiera cualifican en simplificada y deben tributar en el régimen normal apenas diferenciarán su contabilidad de la de una pyme, con todas las obligaciones que eso implica.

Cuál elegir y cómo hacerlo

Elegir entre módulos o estimación directa no siempre es fácil. Lo primero que debes tener en cuenta es que cada caso es diferente. Conviene que hagas números antes de tomar la decisión.

La web de la Agencia Tributaria cuenta con un simulador que te puede ayudar. Otra alternativa pasa por acudir a un PAE para buscar asesoramiento profesional.

Lo que sí existen son una serie de situaciones habituales donde una u otra opción puede ser más beneficiosa.

Cuando los rendimientos estimados por módulos son inferiores a los reales. En este caso es recomendable optar por el sistema de módulos. Esto se aplicaría para un bar pequeño, con poco personal pero con un alto volumen de negocio porque funcionan bien. El problema para la mayoría de autónomos y negocios es realizar un previsión de ingresos realista sin dejarse llevar por el optimismo o para un plazo de tres años, que es el tiempo que habrá que permanecer en módulos como veremos más adelante.

Cuando inicias una actividad puede ser aconsejable optar por el régimen de estimación directa. El motivo es que posiblemente tus ingresos queden por debajo de lo que marcan los módulos, y así pagarás menos. De hecho, si la actividad es deficitaria, no pagarás nada.

Además hay que tener en cuenta los aspectos que antes hemos comentado sobre cada modelo.

Impuestos en el método de estimación objetiva

La forma de contabilizar las ganancias en módulos afectará, lógicamente, a los impuestos que después pagarás y la forma en la que lo harás. Por eso es importante tener claro como se contabilizan los ingresos en módulos.

Cómo contabilizar ingresos en módulos

Vamos a repasar las normas para determinar la facturación en el sistema de estimación objetiva. Como ya hemos explicado, en los módulos no se tienen en cuenta los ingresos reales, sino lo que se supone que un negocio con las características del tuyo ingresa.

Para un bar, por ejemplo, se valora el número de personas contratadas, el número de mesas, la potencia eléctrica y la longitud de la barra. En función de estos datos, Hacienda nos da una cifra de negocio y una cifra a ingresar trimestralmente a cuenta del IRPF.

Esto facilita mucho la facturación, pero puede suponer un problema. El motivo es que no podrás incluir gastos deducibles como en el sistema de estimación directa. Es decir, a Hacienda no le importa cuánto te gastas en suministros. Para saber qué sistema de conviene puedes usar esta herramienta de la AEAT. Si la cifra es inferior a lo que estimas ganar, puede que los módulos no sean para ti.

 

CÓMO SE CALCULA EL RENDIMIENTO NETO EN MÓDULOS

  • UNIDADES DE MÓDULO EMPLEADAS, UTILIZADAS O INSTALADAS

(x) RENDIMIENTO ANUAL POR UNIDAD DE MÓDULO ANTES DE AMORTIZACIÓN

= RENDIMIENTO NETO PREVIO

MINORACIONES:

 

  • (-) INCENTIVOS AL EMPLEO
  • (-) INCENTIVOS A LA INVERSIÓN. Las cantidades que correspondan a la amortización se determinarán aplicando la tabla de amortización recogida en la Orden por la que se desarrolla el régimen de estimación objetiva del IRPF y régimen especial simplificado del IVA. (AMORTIZACIONES)

= RENDIMIENTO NETO MINORADO

(x) ÍNDICES CORRECTORES (en función del tipo de actividad y determinadas circunstancias)

= RENDIMIENTO NETO DE MÓDULOS

(-) REDUCCIÓN GENERAL DEL RENDIMIENTO NETO: 5%

(-) GASTOS EXTRAORDINARIOS POR CIRCUNSTANCIAS EXCEPCIONALES (Incendios, inundaciones, hundimientos…)

(+) OTRAS PERCEPCIONES EMPRESARIALES

(SUBVENCIONES)

= RENDIMIENTO NETO DE LA ACTIVIDAD

(-) REDUCCIÓN RENTAS IRREGULARES (40%). Se entiende por rendimientos irregulares, en general, aquellos que tengan un período de generación superior a dos años y, en particular, aquellos rendimientos específicos que contempla el artículo 25 del Reglamento del Impuesto.

= RENDIMIENTO NETO REDUCIDO DE LA ACTIVIDAD

(-) REDUCCIÓN POR MANTENIMIENTO O CREACIÓN DE EMPLEO en los términos de la disposición adicional 27ª de la Ley del IRPF

= RENDIMIENTO NETO REDUCIDO TOTAL

Las actividades ganaderas, agrícolas y forestales funcionan de forma ligeramente diferente al resto y al modelo que acabamos de exponer.

La Transmisión de elementos patrimoniales

Esta fórmula para calcular rendimientos deja fuera la transmisión de elementos patrimoniales afectos a la actividad. En otras palabras, cualquier objeto que utilices en tu negocio y que decidas vender.

Al vender estos elementos se pueden generar ganancias o pérdidas. En el caso de los módulos, éstas no se integrarán en el rendimiento de la actividad, pero sí en tu declaración de la renta 2016 TAG o del ejercicio que corresponda. De hecho, para su cálculo se aplicarán las reglas del IRPF.

Cuántos impuestos pagarás

La cuantía de impuestos a pagar en módulos no cambia respecto al autónomo o empresa al uso. En este sentido, el profesional deberá hacer la declaración de la renta en cualquiera de los casos y estará sujeto a los tramos del IRPF.

Lo único que varía es la forma en la que calculará sus ganancias, como ya hemos comentado.

Obligaciones contables en módulos

El método de estimación objetiva es el más simple de todos, pero esto no quiere decir que no deban cumplirse ciertos requisitos contables. De hecho, su contabilidad debe ajustarse a lo que dicten el Código de Comercio y el Plan General de Contabilidad en caso de llevar a cabo actividades mercantiles.

En caso contrario, bastará con mantener un libro de registros que incluyan ingresos, ventas, compras, gastos y bienes de inversiones. Para quienes realicen actividades profesionales bastará con los ingresos, gastos y bienes de inversión.

A efectos prácticos esto pasa por conservar las facturas emitidas y recibidas  junto con los justificantes de los módulos, además de mantener al día el libro de registro de bienes de inversión para las amortizaciones y las ventas e ingresos cuando el rendimiento neto se calcule en función del volumen de operaciones.

Sistema de modulos para autonomos

Cuándo se pagan impuestos

Como empresario autónomo, deberás pagar impuestos en la declaración de la renta, como cualquier otra persona. La diferencia es que en lugar de rellenar el apartado de rendimientos del trabajo, tendrás que poner tus datos en el de actividades económicas tal y como explicamos en este artículo.

Los autónomos en estimación objetiva también deberán realizar cuatro pagos trimestrales fraccionados como adelanto o retención a cuenta del IRPF.

Estos pagos fraccionados se realizan conforme al modelo 131. Las fechas para rellenar el modelo y entregarlo coinciden con las del IVA y son  las siguientes:

  • Primer trimestre: entre el 1 y el 20 de de abril
  • Segundo trimestre: entre el 1 y el  20 de de julio
  • Tercer trimestre: entre el 1 y el  20 de octubre
  • Cuarto trimestre: entre el 1 y el 30 de enero del año siguiente

El pago fraccionado será de un porcentaje del rendimiento según lo establecido para el módulo a 1 de enero. El porcentaje dependerá de la situación del autónomo y del negocio. Como norma general, la retención será del 4% y se reducirá al 3% cuando sólo se tenga a una persona asalariada y al 2% si no se cuentan con empleados.

Requisitos y actividades que tributan por módulos

Para poder trabajar dentro del sistema de módulos hay que cumplir una serie de condiciones. Además, sólo algunas actividades cualifican para poder hacerlo.

Requisitos para darse de alta en módulos

Las condiciones convertirte en autónomo en régimen de estimación objetiva son cerradas. Quienes deseen hacerlo deberán cumplir con los siguientes requisitos:

  • Que las actividades que se realicen estén incluidas dentro de las permitidas, como podrás
  • comprobar en el siguiente punto.
  • Que el volumen de actividad o rendimiento íntegro no supere los 150.000 euros, exista o no la obligación de emitir factura. Para las operaciones en las que sea obligatorio emitir factura cuando el destinatario sea un empleado, el límite se reduce a 75.000 euros. De forma transitoria, en 2017 las cuantías son de 250.000 y 125.000 euros. A partir de 2018 se aplicará la normativa con los límites que hemos descrito.
  • Que el volumen de rendimientos no supere los 250.000 euros para las actividades, agrícolas, ganaderas y forestales.
  • Que el volumen de compras en bienes y servicios no supere los 150.000 euros. En 2017 la cifra se eleva a 250.000 euros. En cualquier caso no se tendrá en cuenta el inmovilizado para esta suma.
  • Que las actividades no se desarrollen total o parcialmente fuera del ámbito del IRPF.
  • Que no se haya renunciado o se esté excluido del régimen simplificado de IVA o del IGIC.
  • Que no se haya renunciado tácitamente a la aplicación del régimen de módulos.

Incompatibilidades entre módulos y estimación directa

Además de estos requisitos darte de alta como autónomo en módulos existe una incompatibilidad entre este sistema y el de estimación directa. En otras palabras, si realizas dos actividades como profesional por cuenta propia ambas deberán tributar por el mismo sistema.

Para que lo entiendas mejor, imagina que tienes un bar que tributa por módulos pero que además te dedicas a comprar y vender antigüedades, que no permite los módulos. Son dos actividades diferentes que podrían funcionar con métodos diferentes. Sin embargo, al desarrollarlas una sola persona, prima la incompatibilidad de la segunda. En otras palabras, las dos deberían tributar por estimación directa.

Existe una salvedad que se aplica cuando empiezas una actividad no sujeta a módulos a mediados de año. En este caso la incompatibilidad se aplicará a partir del siguiente año.

Actividades que pueden trabajar por módulos

Sólo determinado tipo de actividades podrá utilizar el sistema de módulos. Son las que recoge la orden Orden HFP/1823/2016, de 25 de noviembre.

Los tipos de actividades en estimación objetiva son los siguientes:

  • Agricultura y ganadería.
  • Pesca.
  • Comercio minorista. Prácticamente todas las actividades de comercio minorista  menos los quioscos de prensa y algunos talleres como los mecánicos y los de electrodomésticos pueden usar este sistema.
  • Actividades relacionadas con la hostelería.
  • Transporte de mercancías y taxis, así como servicios de mudanzas.
  • Algunos tipos de salones de belleza.
  • Servicios de fotocopias.
  • Tintorerías

Cualquier actividad fuera de este grupo quedará fuera de los módulos.

Cómo renunciar a los módulos

¿Y si no quieres tributar bajo el sistema de módulos? Debes renunciar a él expresamente. Para ello deberás rellenar el Modelo 036 o el Modelo 037 de declaración censal tal y como explicamos en este artículo.

Si quieres renunciar al darte de alta también deberás indicarlo en ese documento, que es obligatorio al hacerte autónomo.

Cuándo debes renunciar

La renuncia se presenta de un año para otro. Si quieres dejar de estar en módulos en 2018 deberás renunciar en diciembre de 2017, ya que el cambio se aplica con el nuevo ejercicio.

Si se te pasó hacerlo para 2017, Hacienda también entiende que se puede renunciar al sistema en la declaración del pago fraccionado del primer trimestre del año natural en que deba surtir efecto el cambio. Para ello sólo deberás presentar la liquidación del primer trimestre en el nuevo régimen, que la AEAT entenderá como una renuncia tácita al régimen de módulos.

Eso sí, no pierdas de vista que si renuncias no podrás volver a los módulos por lo menos durante tres años.

También te puede interesar:

Mitos y realidades de los gastos deducibles

Tipos de IVA en España hoy en día

 

 

Tags:

Categoría: Fiscalidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario


Logo FinancialRed