Bolsamania

Películas Distópicas: V de Vendetta

1

Distopía: Sociedad ficticia indeseable en si misma. Utopía negativa donde la realidad transcurre en términos opuestos a la de una sociedad ideal. Miradas desalentadoras o apocalípticas del futuro, generalmente caracterizadas por su totalitarismo ideológico.”

El peligro implícito en ese discurrir fantástico llamado “soñar” está en la irrupción de las pesadillas. A lo largo de nuestra vida, lo más común es aferrarse a deseos, ambiciones y aspiraciones que, en la mayoría de los casos resultan meras utopías. Resulta propio del ser humano imaginar un futuro mejor, pero no resulta poco habitual colocarse en el peor de los panoramas. El cine y la literatura han sido frecuentes soportes donde volcar todos estos miedos. Obras llamadas “distópicas” donde poco espacio queda para la esperanza. George Orwell (“1984”), Aldous Huxley (“Un Mundo Feliz”), Ray Bradbury (“Fahrenheit 451”) y otros muchos lo han trasladado a las páginas de libros. Nosotros iniciamos hoy una serie de aproximaciones a esos futuros distópicos que han sido llevados al cine, comenzando por la cinta de 2006 “V de Vendetta” (James McTeige)

 3

V de Vendetta

Gran Bretaña es un país totalitario. En un futuro no muy lejano, la mano de un tirano (John Hurt) se cierra alrededor de un país en otro tiempo adalid de democracia, desarrollando una represión atroz. Cuando una tarde, la joven Eve (Natalie Portman) se ve envuelta en problemas durante el toque de queda, un misterioso enmascarado que se hace llamar V (Hugo Weaving) rescata a la joven. Poco a poco, el contacto con el enmascarado irá rebelando a un hombre empeñado en recuperar la libertad para el pueblo. Un revolucionario cuyo único objetivo es hacer estallar en las calles el levantamiento contra el tirano.

Tomando como base el afamado cómic de Alan Moore y con un guión desarrollado por los hermanos Wachowski, James McTeigue afronta esté “Blockbuster político” con magnífico pulso. Con valentía, la historia se desarrolla sin ninguna clase de concesión a la galería ni deseo alguno de corrección política. El miedo muere en favor de la legitimidad moral de la rebelión política en un filme que, mientras tanto no escatima en magníficas secuencias de acción.

 2

La atemporal historia de la necesidad de libertad humana se plasma en “V de Vendetta” desde lo particular hasta lo general. La intimidad de cada personaje y el efecto particular de las políticas represivas van configurando una ideología subversiva que termina por aceptar el terrorismo como vía necesaria para la empresa.

Osada, curiosa y valiente. Perfecta en su forma y rotundamente contundente en su fondo, “V de Vendetta” se convierte en nuestra primera película distópica y en uno de los más atrevidos ejemplos de cine visto en los últimos años.

3 comentarios