Bolsamania

Las 25 películas más lacrimógenas de la historia (Parte III)

 

5. El Diario de Noa (Nick Cassavetes, 2004): He aquí una trampa para todo varón. A regañadientes acudes con tu novia al cine para ver una horteradilla de amor. Acabas de cometer el primer error: nunca subestimes al enemigo. Te vas metiendo en la película, te dejas llevar y la primera lágrima resbala por tu mejilla. Segundo error: Has empezado a llorar muy pronto. Lo que a media película haces pasar como cierta sensibilidad frente a tu pareja, acaba por convertirse en un llanto desconsolado que amenaza tu virilidad.

1

 

4. Love Story (Arthur Hiller, 1970): Chico rico y chica pobre se enamoran. Dame una diferencia de clases y tenemos una historia de amor de las buenas. Estos están enamoradísimos y pelean contra viento y marea para salvar las diferencias de su familia. Por si esto no fuese ya el caldo de cultivo ideal para soltar unas cuantas lágrimas, una dura enfermedad irrumpe en la relación de ambos. Si. Cien veces veré “Love Story” y cien veces lloraré.

2

 

3. El Campeón (Franco Zeffirelli): Un ex campeón de boxeo que vive con su hijo pequeño. Él es un auténtico perdedor, dedicado por entero al alcohol y al juego. En su búsqueda de redención y de recuperar a su familia vuelve a los cuadriláteros, con la inmensa admiración de su hijo. Es entonces cuando un mal golpe le deja tendido sobre el ring. El pequeño rubito salta junto a su padre. “¡Levántate, campeón! ¡Vamos, campeón!”… Y a esas alturas nosotros ya estamos en plena deshidratación.

3

 

2. La Vida es Bella (Roberto Benigni, 1997): Si. Bueno. La vida es bella si no eres un judío en la Segunda Guerra Mundial. Debería estar prohibido presentarnos a unos personajes a los que queremos tanto para luego hacerles pasar las de caín. No se veía a un padre sacrificarse de tal forma por su hijo desde el final de “Los Serrano”.

4

 

1. Ghost (Jerry Zucker, 1990): La ola de “Lo Imposible” se queda pequeña en comparación con lo que podemos llegar a llorar con “Gohst”. Resulta que Patrick Swayze está todo enamorado de Demi Moore, pero van y lo matan. Efectivamente, estar saliendo con Demi Moore y que te maten es para enfadarse. El tipo se queda vagando por el mundo en forma de fantasma. Su único deseo es poder ponerse en contacto con su amada, pero no puede tocarla, ni hacerse notar… ¡Joer! ¡Es que se quieren tanto!

5

 

(PARTE I) (PARTE II)

7 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.