Bolsamania

Estas dos películas serán en el penúltimo intento por hacer triunfar las adaptaciones de videojuegos

En Hollywood se están cansando de estrellarse. Pese al enrome tirón que tienen los videojuegos y a sus descomunales ventas, no deja de sorprender que cada adaptación cinematográfica que se realiza a partir de ellos termine convirtiéndose en desastre. Las masacres de la crítica y la indiferencia del público se han convertido en una constante a lo largo de todos estos años, por lo que las productoras y los estudios cada vez son más reacios a embarcarse en proyectos de este tipo.

El 2016 tenía que suponer el punto de inflexión. Warcraft y Assassin´s Creed tenían todos los ingredientes necesarios para revertir una situación más que preocupante. Con presupuestos mastodónticos, equipos creativos asombroso y campañas promocionales machaconas, las miradas de la industria estaban situadas sobre dos filmes que defraudaban de sobremanera. En el caso de Warcraft, el mercado chino venía a salvar la papeleta y el público terminaba por aceptar el producto ante las nefastas previsiones; Lo de Assassin´s Creed no encontraba ningún tipo de atenuante.

Ante este panorama, los próximos proyectos serán vitales. Dejando a un lado el final de Resident Evil (la única adaptación de videojuegos que ha funcionado), el regreso de Tomb Raider y la esperadísima adaptación de Uncharted se han convertido en las penúltimas esperanzas de un género que se encuentra al borde del abismo. Alicia Vikander será la encargada de tomar el relevo de Angelina Jolie en lo que promete ser el inicio de una trilogía para la que Warner se tirará a la piscina. Tras Tomb Raider será el turno de un Uncharted que anunciaba hace semanas a Tom Holland como protagonista. Veremos cómo resulta la cosa…

16 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.