Bolsamania

¿Era tan mala la primera versión de “Mortal Kombat”?

Durante nueve generaciones, Shang Tsung, un brujo malvado, ha llevado a un poderoso príncipe a la victoria contra sus mortales enemigos. Si vence el décimo torneo Mortal Kombat, la desolación y el mal que han florecido en el mundo exterior reinarán la Tierra por siempre. 

Corría el año 1995 cuando los gamers más entregados asistían al aterrizaje en salas de uno de sus videojuegos favoritos. Tras pasar horas y horas repartiendo estopa consola de por medio, los fans de Mortal Kombat respondían a la llamada de Paul W.S. Anderson para una película protagonizada por Christopher Lambert y que, desgraciadamente, resultaría uno de los primeros patinazos de la historia de las adaptaciones cinematográficas de videojuegos.

Efectivamente, hoy todos recordamos la película de Mortal Kombat como una verdadera infamia. Cierto es que fue número uno de la taquilla americana, pero poco más que eso para la mochila de felicidad del filme. Para ser fieles a la verdad, cualquier encanto que pueda tener la película no va más allá de la mera nostalgia que podemos sentir ante el recuerdo de la ilusión con la que acudíamos a las salas. Decir que el resto es un desastre es quedarse corto. Desde sus efectos, a lo ridículo de muchos de sus pasajes, lo cierto es que poco se salva de este experimento fallido.

Si ya la recordáis como nefasta, os recomendamos que no volváis a ver la Mortal Kombat de 1995. Y es que vuestra percepción será peor… si cabe.

8 comentarios