Bolsamania

Crítica: “Star Wars: El despertar de la Fuerza”

20

Nota: 8,5

Hay momentos que quedan para la historia. Desde que el cine es cine, nunca había ocurrido nada similar a lo que hemos vivido estos últimos meses. La trilogía que marcó un antes y un después, las películas que cautivaron a decenas de generaciones, los personajes que escribieron una leyenda… Casi cuatro décadas han pasado desde que Luke Skywalker, la princesa Leia, Han Solo, Darth Vader, R2D2 y compañía se presentaban ante el gran público. Nadie podía imaginarse que, desde su estreno, cada día se irían sumando nuevos adeptos a lo que, más que una afición, es ya una religión.

Así, ávidos de “Star Wars” y cargados de romanticismo, millones de personas llegaban al momento del estreno de “Star Wars: El despertar de la Fuerza”. Tras la enorme decepción y la falta de esencia mostrada en la segunda trilogía, J.J. Abrams y Disney tomaban el testigo de un George Lucas que ya había dado demasiadas muestras de agotamiento. La apuesta de la compañía de ratón era ambiciosa, pero ya conviene ir aclarando que todos los fans de “Star Wars” le debemos gratitud eterna.

22

“Star Wars: El despertar de la Fuerza” emociona. Desde el minuto uno es difícil apear de la cara una sonrisa o romper a aplaudir. LA experiencia cinematográfica es de esas que no se olvidan nunca, porque J.J. Abrams ha logrado que evoquemos una23 sensación que creíamos ya irrecuperable. Nuestros ojos brillan al tiempo que van irrumpiendo de forma estelar cada uno de esos personajes con los que tanto hemos soñado y a los que amamos incondicionalmente.

Al contrario que la segunda trilogía, “Star Wars: El despertar de la Fuerza” convence con sus nuevas apuestas. Por encima de cualquier cosa, el BB-8 o ese genial villano llamado Kylo Ren dignifican una cinta cuya mejor noticia es la aparición de una Daisy Ridley y su Ren, el mayor soplo de aire fresco intergaláctico en décadas. Al mezclar estos elementos con los clásicos, la mezcla ya resulta absolutamente explosiva. Ni cien años harían que Harrison Ford y Han Solo dejasen de tener más estilo que nadie, eso si.

24

Probablemente la trama de “Star Wars: El despertar de la Fuerza” nos resulte demasiado familiar. La mayoría de situaciones propuestas en su libreto son difícilmente distinguibles de las vistas en las primeras entregas. Puede que ese sea el mayor defecto de una cinta, pero también una potente virtud, ya que apelar al espíritu original es lo que ha logrado rescatar a una saga que parecía no tener futuro. Ya habrá tiempo para riesgos, porque lo que pretendía la cinta lo ha conseguido con creces: Devolver el equilibrio a la Fuerza.

Héctor Fernández Cachón

@HectorFCachontwitter3

18 comentarios