Bolsamania

Crítica: “Deadpool”

20

Nota: 8,5

El cine de superhéroes se lo lleva todo por delante. Con permiso de “Star Wars”, y de algún ataque de nostalgia jurásica, lo cierto es que los personajes salidos de las viñetas se han convertido en elementos brutalmente lucrativos. Atrás quedan aquellos tiempos en los que las grandes estrellas se resistían a enfundarse trajes de mamarracho y a pegar brincos delante de las cámaras. La cosa ha dado un giro radical y lo normal es encontrarse grandes cintas de superhéroes, pero no es oro todo lo que reluce…

El problema de encontrar la fórmula del éxito es que nunca es perpetua. El hecho de que algo funcione no significa que vaya a funcionar para siempre. O te mueves, o caducas. En Marvel Studios no tardaron en darse cuenta de ello. Las sensacionales “Guardianes de la Galaxia” y “Ant-Man” marcaban una nueva y atractiva tendencia con una apuesta de lo más innovadora. Pero lo que a nadie se le ocurrió fue romper con el paradigma del género de forma tan radical como este individuo llamado “Deadpool”.

22

Muchas expectativas se habían depositado en la cinta que Tim Miller y Ryan Reynolds había “parido” con grosera complicidad. De hecho, la calificación R (no apta para menores de 17 años) en Estados Unidos era un hecho sin precedentes dentro del género. Un riesgo que ha merecido la pena correr, ya que “Deadpool” es un soplo de aire freso.

Lo que ha hecho esta gente tiene mucho mérito. Coger a un antihéroe no demasiado conocido por el gran público, desfigurarlo y que encima sea un gañán no parece algo demasiado cercano a la impecable moral que siempre hemos entendido propia de los superhéroes. Este tipo es irreverente hasta niveles desconocidos, ama la violencia gratuita y es un gilipollas de manual. Pero ahí radica el encanto de “Deadpool”. El hecho de que comparta todo ello con un espectador al que se dirige de forma directa es ya la guinda de un divertimento sin parangón.

21

¿Y qué pasa con Ryan Reynolds? Muchos observaban con recelo el trabajo del actor después de sus tres acercamientos fallidos al mundo de los superhéroes. Pues pueden estar todos tranquilos, ya que el bueno de Ryan parece haber nacido para enfundarse el traje de “Deadpool”. El actor está tan sensacional como todos los elementos de esta travesura cinematográfica.

Héctor Fernández Cachón

@HectorFCachontwitter3