El mercado mundial de crédito emite una señal de alerta

| |
CapitalBolsa
Capitalbolsa | 14 nov, 2017 16:16
cbbajistacredito short

Los mercados de crédito tienen enormes efectos en otros mercados. Emitieron alertas entre cuatro a ocho semanas antes de cada episodio de estrés en los últimos 20 años, aunque con varias falsas alarmas en el camino. El desplome del mercado de bonos basura de Estados Unidos la semana pasada tuvo gran repercusión entre los traders y algunos creen que puede marcar el techo de la tendencia alcista del crédito corporativo iniciada tras la caída de Lehman, con la consiguiente repercusión en los mercados de acciones.

"Es un momento sobrio. La gente se da cuenta de pronto de que los bancos centrales se están volviendo serios y no van a seguir creando estímulos ad infinitum", dijo Marc Ostwald de ADM.

La métrica observada por los mercados - el diferencial del alto rendimiento de Merrill Lynch Bank of America - ha aumentado 40 puntos básicos al 3,8 por ciento en las últimas dos semanas.

El fondo iShares HYG de Blackrock, el mayor fondo cotizado (ETF) para la deuda basura, cayó a un mínimo de siete meses el viernes. El grupo de energía eléctrica NRG Energy retiró una emisión de bonos de 870 millones de dólares citando "condiciones de mercado".

Estos movimientos no son grandes según los estándares del pasado, pero hay que vigilarlos.

"Esta venta masiva no está aislada de los Estados Unidos. Mi intuición es que está sucediendo algo más amplio", dijo Peter Schaffrik de RBC. El índice iTraxx Crossover que mide el riesgo de los bonos en Europa subió 25 puntos básicos a 248 en cinco sesiones de negociación.

Michael Hartnett, del Bank of America, aconseja a los clientes por ahora que sigan comprando en las caídas, describiendo esto como un "ensayo general" para una gran corrección en los precios de los activos mundiales el próximo año cuando el mundo pase el punto de máximo estímulo monetario.

Su "Icarus Trade" sigue vivo. El indicador de optimismo "Bull & Bear" del banco es de 7.2, aún por debajo de una señal de venta por encima de 8.0.

Los inversores institucionales mantienen un 4,7 por ciento en efectivo y aún no están plenamente comprometidos. Mantenga sus nervios hasta que baje al 4.2 por ciento, dice Hartnett.

El desencadenante inicial de los últimos nervios fue un cambio en el Banco de Japón, que está teniendo dudas sobre la compra de 4.500 millones de dólares al mes de ETFs bajo su programa de flexibilización cuantitativa.

La declaración del BoJ dijo que las "medidas extremas" dirigidas a aumentar la inflación ponen en peligro la estabilidad financiera y podrían hacer más daño que bien.

Las palabras de advertencia vienen después de varias semanas de compras reducidas del BoJ. La advertencia impactó en el índice bursátil japonés Nikkei, aunque todavía muestra una subida del 18 por ciento desde agosto. El BoJ posee el 72 por ciento de los ETF japoneses y está desplazando a la participación pública de empresas importantes como Fast Retailing, TDK y Trend Micro.

Se está produciendo un cambio paralelo en el Banco Central Europeo, donde varios gobernadores sugirieron una suspensión total de la expansión cuantitativa tan pronto como en el próximo mes de septiembre. El jefe del banco central de Irlanda, Philip Lane, dijo que había señales de que la inflación estaba "retrocediendo" y advirtió que el BCE podría tener que ajustarse antes de lo que la gente esperaba.

El golpe de gracia provino de Washington, donde los republicanos del Senado rechazaron el proyecto de ley de reforma de la Cámara, exigiendo un retraso en los recortes de impuestos corporativos hasta 2019. Los espíritus animales se han calmado hasta ahora principalmente en los mercados crediticios, ya que el índice de acciones S&P 500 se mantiene a 1 por ciento desde su pico.

El plan para reducir el impuesto de sociedades del 35 por ciento al 20 por ciento ha sido un apoyo crucial para Wall Street. S&P calcula que una caída de 1 punto porcentual en los impuestos a las empresas agrega un 1,2 por ciento a los precios de las acciones, ceteris paribus.

La pregunta abierta es hasta qué punto los inversores han descontado los recortes de impuestos, sin dejar margen para la decepción. El S&P 500 cotiza a una tasa de precio a ganancias del 18,3 por ciento, la más alta desde la burbuja de las puntocom. Lo que los eventos en Asia, Europa y EE.UU. tienen en común es una señal de que ya no se puede confiar en los gobiernos para seguir apuntalando los mercados de activos.

Las ventas masivas en el mercado de crédito de alto rendimiento normalmente producen subidas de rendimiento de al menos 120 puntos base, tres veces el movimiento de la semana pasada. Pero nadie sabe dónde está el umbral del dolor en el mundo posterior al QE. La estructura de la deuda global ha sido distorsionada por las políticas de emergencia. Las tasas de interés de los bancos centrales del G4 son de -1.5 por ciento en términos reales. El cuarteto ha comprado 11 billones de dólares de activos desde 2009.

Suki Mann de Credit Market Daily dijo que el BCE había estado absorbiendo bonos de grado de inversión, empujando a los compradores a la deuda basura.

"La gente está comprando todo lo que todavía puede encontrar con rendimiento y nadie quiere quedarse atrás. El dinero todavía está llegando. Hemos superado todos los récords anteriores este año de emisiones en Europa", dijo.

"En realidad, ni siquiera es de alto rendimiento porque no hay ningún rendimiento. Nunca hemos estado en una situación como esta antes y en algún momento habrá una crisis", dijo.

La burbuja ha sido asombrosa. Los rendimientos en el ICE Bank of America Merrill Lynch, el índice del euro para la deuda basura, bajó del 6.4 por ciento a principios de 2016 al 2 por ciento justo antes de la última oleada de ventas. Esto es menor que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años, generalmente considerado como el activo de referencia refugio para todo el mundo.

"No hay duda de que se trata de una burbuja masiva, y solo es cuestión de cuándo explotará", dijo Chris Wang de Runnymede Capital.

Los veteranos dicen que los movimientos del mercado en los últimos días recuerdan los micro-temblores a finales de 2006: las primeras preocupaciones sobre la deuda subprime en Estados Unidos y una erupción local en Islandia, en un contexto de excesiva confianza en la zona euro. La fiesta iba a durar otro medio año pero lo mejor había terminado.

Carlos Montero - Lacartadelabolsa

Principales brokers

Brokers Regulación Spread EUR/USD Depósito mínimo  
Cyprus Securities ... 2.2 300 Ver perfil
Cyprus Securities ... 200 Ver perfil
Cyprus Securities ... 500 Ver perfil