Publicidad

Todo lo que tienes que saber sobre cómo vestirte en una entrevista trabajo

Resulta bastante curioso, y desde luego poco recomendable, como en muchas ocasiones hemos prestado una atención enorme a todos los procesos previos a una entrevista de trabajo, y, a la hora de hacer esta entrevista damos demasiadas cosas por supuesto y, cometemos errores como el de no cuidar cómo vestirse en la entrevista de trabajo.

COMO VESTIRSE ENTREVISTA DE TRABAJO

Resulta evidente que hay un gran número de elementos que tenemos que cuidar tanto antes como durante una entrevista laboral, desde luego nos habremos preocupado de enviar el curriculum de la mejor manera posible, habremos incorporado también recomendaciones si las tuviera, y, a la hora de presentarnos a la entrevista procuraremos mantener un comportamiento adecuado tanto al entorno en que se va a desarrollar como al puesto de trabajo que aspiramos.

Por ello mismo, porque se trata probablemente del momento crucial previo a acceder o no un puesto de trabajo, debemos cuidar mucho las entrevistas y también por esto mismo la imagen que vamos a ofrecer. Resulta pues muy importante tener claras todas las funciones relativas a cómo vestirse para una entrevista de trabajo.

Todo lo que debes saber sobre Preparar la entrevista de trabajo

¿Por qué es importante cuidar cómo vestirse para la entrevista de trabajo?

Una manera muy sencilla de entender el motivo básico por el que cuidar la ropa y vestirse adecuadamente para una entrevista de trabajo es importante, puede ser la de ponerse por un instante en la piel del entrevistador.

Imagínate tú vas a comprar o contratar un servicio básico para el funcionamiento de tu hogar y para el bienestar de su familia, imagínate que para esa compra o contratación más a atender a diferentes proveedores que llevan a ofrecer sus servicios y a los que vas a escuchar defender sus propuestas que previamente ya se han llegado a través de documentación u ofertas.

Evidentemente no vas a valorar como un punto básico e imprescindible por encima de todo la presencia física, pero sin duda, la impresión que nos cause en conjunto la presentación del proveedor, incluyendo su aspecto, es un elemento que siempre tiene mucho que decir en una decisión final.

Descubre 5 preguntas que no debes hacer en una entrevista de trabajo

Cada una entrevista de trabajo, salvando las lógicas distancias, estás en una situación similar: que en entrevista pretende contratar tu fuerza laboral, vas a pasar a ser un activo importante en la empresa que va a contribuir a obtener beneficios que son afines cuentas el objeto final de todos los hombres, por tanto, tu adecuación al puesto es importante, toda actitud durante la entrevista también lo va a hacer, pero, la presencia e imagen que proyectes va a puntuar y en muchos casos puede marcar la diferencia entre uno y otro candidato.

Verdades y medias verdades sobre cómo vestir en una entrevista de trabajo

No tienes más que realizar una búsqueda en Internet al respecto y te vas a encontrar con cientos de recomendaciones sobre cómo debes vestir para una entrevista de trabajo. Desafortunadamente la gran mayoría de estas recomendaciones tienen muy poco en cuenta algo fundamental: que no todos los individuos somos iguales y que no todos los puestos de trabajo son iguales y necesitan los mismos fundamentos.

Cuando se toman decisiones demasiado genéricas, basadas en las experiencias de otros más que la experiencia propia, se puede tender a uno de los peligros más graves que podemos correr a la hora de vestirnos para una entrevista: sobreactuar, vestirnos de manera muy diferente a como somos realmente algo que tal vez pueda ayudarnos momentáneamente, pero que generalmente no nada de buen resultado.

Y es que, la primera recomendación tal y como hoy en día debiéramos entender los procesos de selección de personal, es que en la medida de lo posible seas tú mismo lo máximo que puedas permitirte.

La mejor manera de afrontar la entrevista de trabajo

ELEGIR LA ROPA PARA ENTREVISTA TRABAJO

En todas las recomendaciones correctas sobre cómo preparar una entrevista de trabajo, siempre te vamos a aconsejar realizar un estudio previo sobre la empresa a la que aspiras, esto es básico si quieres realizar una entrevista correcta, pero también anteriormente si quieres adecuar el currículum a las realidades diferenciadas de dicha empresa, recuerda, no necesariamente debes utilizar siempre el mismo currículum para todas las propuestas, aunque obviamente esto tampoco significa que manipule su currículum ni mucho menos, sino que lo haces en función de lo que necesites a partir de información veraz, y, contrastable.

Partiendo de ese conocimiento y partiendo de tu propia personalidad vestir, es cómo debieras buscar el equilibrio para lograr una buena imagen al vestir en la entrevista de trabajo.

Como regla general, todas las recomendaciones que parte de dogmas genéricos, las debes coger con pinzas, aquello de si nunca has utilizado traje acudir a una entrevista de trabajo con traje es un asunto delicado, que sólo debiera darse si efectivamente a partir de obtener ese empleo el traje se va a convertir en una parte clave de tu vestuario algo similar ocurre con las mujeres, cuando, se insiste tanto en la discreción en el vestuario elegido, evidentemente no acudimos a una fiesta, pero tampoco, perdona la broma, se trata de parecer la monja alférez, ser uno mismo es, insistimos probablemente la mejor recomendación siempre que tengas claro dónde vas y lo que pretendes.

Qué tener en cuenta al vestirse para la entrevista de trabajo

Como resumen esta primera parte del artículo, diríamos que, por tanto, hay algunas cuestiones básicas que siempre debes recordar antes de una entrevista de trabajo en lo que se refiere a la imagen:

  • Tu imagen en la entrevista es muy importante y puntúa tanto que puede marcar la diferencia entre un candidato y otro.

  • Vestir correctamente es una buena idea, pero, sobreactuar, vestir de manera muy diferente a lo que realmente somos y sentimos incómodos o, pretenden destacar en exceso por nuestra imagen, puede no sólo no ser una buena idea sino una muy mala.

  • Busca el equilibrio entre lo que tú eres y como te expresas vistiendo y lo que entiendes que resulta correcto para el puesto de trabajo al que aspiras, obviamente la valoración de tu imagen aun siendo importante en todos los casos, no será la misma para, por ejemplo, un trabajo cara al público o un trabajo de oficina, o un trabajo industrial.

  • No pretendas ser lo que no eres. Esto, que también podrías aplicar al currículum perfectamente, puede tal vez  servirte a muy corto plazo, pero, a la larga, nunca es una buena idea.

Procura siempre ser lo más correcto posible teniendo en cuenta lo anterior, si tienes dudas sobre él un poco un poco más o menos serio, elegir ese poquito más no tiene por qué perjudicarte. Es importante que te sientas lo más cómodo posible, la comunicación no verbal también resulta un elemento muy útil para el entrevistador a la hora de calibrar las actitudes de la persona que tiene delante, si te sientes muy incómodo con la ropa que llevas probablemente tu lenguaje corporal será más extenso de lo que debieras.

Es inteligente por supuesto en la medida de lo posible y cuanto más coincida con tu manera de vestir mejor, adaptarse a la filosofía que puede ser más cercana a la empresa donde aspiras a trabajar. Obviamente si aspiramos a trabajar en una empresa financiera es muy probable que  el traje sea una herramienta de trabajo más, si aspiramos a un puesto de trabajo en una empresa de ropa deportiva, aunque obviamente no debemos hacer la entrevista en chándal, pero sí podemos hacerla con una ropa más informal… Lo anterior puede parecer un ejemplo extremo, sobre cierta medida lo es, pero quiere ilustrar el hecho de la importancia de tener claro lo que buscas, como eres, y en este caso como vistes y adaptarlo lo mejor posible sin caer en la  sobreactuación.

Los colores al vestirse para la entrevista de trabajo

COMO ACERTAR LOS COLORES AL VESTIRSE ENTREVISTA TRABAJOA la hora de elegir un color de ropa lo primero que debemos saber es que cada color transmite una serie de emociones o sensaciones. Es lo que se conoce como psicología del color y es algo que se puede aplicar a cualquier ámbito de nuestra vida. Pero antes de entrar a desgranar qué dice cada color de ti y que hace sentir al entrevistador vamos a ofrecer tres consejos generales para la elección del tono de nuestra ropa.

Colores sólidos frente a ropa con patrones

Eo más importante es que el entrevistador no nos recuerde por nuestro atuendo y que se centre en nuestras habilidades, no en cómo vestimos. Los colores sólidos ayudan a que esto ocurra. Azul marino, gris oscuro o negro son colores que no distraerán al entrevistador, algo que los estampados y los patrones, como rayas en el traje, sí pueden llegar a hacer.

Colores neutrales frente a colores vivos

Los colores neutrales como los ya mencionados son preferibles a colores chillones o demasiado luminosos. De nuevo, se trata de no distraer la atención del entrevistador y de ofrecer una imagen más sobria. Los colores pálidos son una buena opción para no resaltar y, sobre todo, no parecer demasiado autoritario, algo en lo que se fijan quienes buscar personas para puestos relacionados con el área de servicios o atención al cliente.

Conoce el entorno de trabajo

siempre que sea posible intenta conocer de antemano el ambiente de la oficina y su entorno. Esta es sin duda la mejor forma de que el color y estilo de tu atuendo encaje con la empresa.

Consejos clave para acertar al vestirte para una entrevista de trabajo

Manejar siempre toda la información posible sobre la empresa donde aspiras trabajar y para la que vas a realizar la entrevista. Si existe un código de vestuario, o, una uniformidad, o, cuando menos el tipo de entorno laboral en el que te puedes llegar a desenvolver.

  • Elige siempre ropa cómoda. Buscamos transmitir una buena imagen, pero, recuerda, nunca buscamos ser lo que no somos o sobreactuar.
  • Del mismo modo que no íbamos a la playa en verano con ropa invernal, no acudiríamos a una entrevista de trabajo con ropa excesivamente informal o festiva. Hoy en día se hace difícil hablar de prendas que si comprendas que no, parece más adecuado graduar el nivel de sobriedad, algo que realmente bien vestidos se puede obtener casi con cualquier prenda.
  • En la medida de lo posible es más eficaz elegir colores neutros que colores excesivamente destacables, también esto es aplicable para, por ejemplo, los estampados o, en general, una imagen excesivamente abigarrada.
  • Los complementos, como veremos más tarde, pueden ser una buena elección, sin embargo, como hemos introducido de manera transversal en todo el texto, el exceso nunca es positivo. Evitar un exceso de complementos, y, dentro de estos evitar un exceso de joyas, anillos, etc.
  • No vamos a hablar aquí de higiene personal, se da por sentado que nadie acudiría a una entrevista de trabajo sin cumplir las elementales reglas de higiene. Cara a la imagen, en el caso de los hombres que tienen barba habitualmente resulta muy interesante que ésta se encuentre bien cuidada y recortada, en caso contrario el afeitado es obligatorio o casi. En el caso de las mujeres la cosa es más compleja, se suele recomendar utilizar maquillajes básicos y discretos y hasta no hace mucho una recomendación añadida era la de no utilizar perfumes o si acaso elegir perfumes muy leves, nosotros nos inclinamos por esta última opción.
  • El calzado es una parte importante a la hora de vestir, y en la entrevista de trabajo no lo va a ser menos. Utilizar un calzado cómodo pero en buenas condiciones de imagen es importante, la duda sobre si el uso de sandalia abierta o no, muy acentuadas épocas de verano, tiene más que ver con decisiones personales en caso de la mujer, y menos de acertado el caso de los hombres. En general resulta más recomendable llevar zapato cerrado.
  • Hoy en día existen cada vez más prendas de ropa que o bien no necesitan ser planchadas (o directamente planchamos poco) sin embargo, la ropa planchada, sobre todo camisas y pantalones que lo requieran, resulta generalmente una buena idea.

LOS COMPLEMENTOS AL VESTIRSE ENTREVISTA DE TRABAJO

Los complementos al vestir para una entrevista de trabajo

Los complementos pueden ser una buena idea para terminar de ajustar una buena imagen en una entrevista de trabajo. Pero sin pasarse.

En el caso de los hombres los complementos habituales, como cinturón, reloj, o cartera portafolio, son perfectamente asumibles, también pueden ser aceptables, dependiendo del puesto de trabajo que se aspira otros complementos como determinados anillos o pendientes, aunque esto tiene mucho que ver, insistimos, el tipo de trabajo que se aspira.

En el caso de las mujeres los complementos también son importantes. Las joyas o bisutería pueden dar un toque interesante a tu vestuario, pero el exceso puede llegar a ser una mala idea. Ajustada al máximo en cuanto sobriedad, pendientes, uno o dos anillos, e incluso también algún adorno añadido que no distraiga en exceso junto a un bolso práctico (puede ser interesante utilizarlo para llevar el currículum por ejemplo) puede ser un buen conjunto. En cualquier caso depende más de tu criterio y adecuación tal y como hemos visto a lo largo de todo el artículo.

Malas ideas al vestir en una entrevista laboral

Podríamos hacer realmente gran catálogo en forma de pequeño museo de los horrores en lo que a prendas no aconsejable se refiere de cara a una entrevista de trabajo. En lugar de eso lo que haremos será citar algunas malas ideas, a sabiendas de que incluso pueden existir entrevistas en las que estas malas ideas no lo sean tanto, recuerda, siempre tener en cuenta donde vamos en general.

  • En general la ropa excesivamente ajustada no es una buena elección, tampoco lo es elegir colores imposibles, como por ejemplo colores fluorescentes o excesivamente chillones.
  • Una mala idea, por muy bien vestido que acudas, es presentar mal peinado o el pelo en malas condiciones. Ojo, no decimos pelo largo, decimos mal peinado o pelo desordenado, no confundir.
  • Tampoco resulta muy buena idea acudir con prendas excesivas, ni todo lo contrario, en el equilibrio está la clave en este asunto.
  • Resulta también muy mala idea elegir un calzado excesivamente extravagante, incómodo o que nada tengan que ver con el resto de tu vestuario.

En general, como ves, la tendencia es a que procure ser lo más posible turismo, conocer al máximo el lugar donde aspiras a trabajar y en función de estos dos criterios elegir un vestuario sobrio, correcto teniendo en cuenta que acudas a una entrevista de trabajo que puede definir tu futuro laboral.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *