Publicidad
Publicidad

¿Por qué la comunicación no verbal es tan importante en las entrevistas de trabajo?

Si ninguna duda la entrevista de trabajo es una parte básica del proceso de selección a un empleo. Aunque generalmente se suele tener cuidado en la preparación de este tipo de entrevista y se cuidas cuestiones como la presentación y la imagen, a veces se descuidan otros elementos clave como la comunicación verbal o no verbal.

buscar-trabajo3

Y es que de nuestra comunicación verbal dependerá que sepamos poner en valor la capacidad de comunicación que poseemos mientras que la no verbal da muchas pistas de nuestra actitud en general  que pueden ser perfectamente interpretadas cuando nos dedicamos a buscar trabajo.

Da igual el tipo de empleo al que nos presentemos, no cometamos el error de  valorar nuestra imagen, nuestra manera de expresarnos e incluso nuestro lenguaje corporal, en función de lo que nosotros consideremos nivel de trabajo; todas las entrevistas de trabajo deben tener un nivel elevado en cuanto a nuestra imagen, a nuestra manera de comunicar, y en general a nuestra actitud ante el entrevistador.

6 trabajos freelance que todavía siguen creciendo

La ropa y la imagen en la entrevista de trabajo

No sólo se trata de ir bien vestido, es decir, no es obligatorio ponerse el traje de los domingos como se decía antaño, pero sí mantener una imagen general de coherencia tanto desde el punto de vista visual como de nuestro comportamiento. Debemos tener en cuenta que lo visual es la primera impresión que van a recibir de nosotros los entrevistadores, y nuestra capacidad de comunicación es la segunda impresión, por tanto ambas son fundamentales.

Vas a encontrar guías y consejos que incluso hablan de los colores más adecuados para responder a las ofertas de trabajo o del tipo de prendas más adecuadas para no equivocarte en las entrevistas. Es cierto que estos detalles pueden llegar a ayudar en algún caso, pero, no es menos cierto que realmente de lo que se trata es de usar el sentido común. Si aspiramos a un trabajo cara al público en el que nuestra imagen sea importante parece lógico que nuestra imagen en la entrevista de trabajo sea lo más correcta posible. Si aspiramos a un trabajo en el que la imagen no es lo importante tampoco significa que debamos afrontar la entrevista desastrados, pero sí que podemos ser más casuales en las prendas elegidas. Esto, por supuesto, no hace referencia a cuestiones como la higiene o la estética corporal donde por supuesto todos sabemos distinguir entre lo apropiado y lo que no lo es tanto.

RESPUESTAS PREGUNTAS ENTREVISTA DE TRABAJO

La actitud durante la entrevista de trabajo

Una vez que se inicia la entrevista de trabajo la actitud es fundamental. Muchas personas entran en estado de ansiedad en el momento del inicio de las preguntas del entrevistador, no es ninguna tontería haber practicado previamente en una especie de juego de rol, la simulación a este tipo de entrevistas, ya que el entrevistador no tiene por qué saber qué se trata de un episodio concreto de nervios, y puede descartar perfectamente por una actitud huidiza o nerviosa nuestra candidatura… pero tampoco todo lo contrario; el exceso de confianza, el hecho de mostrarse jactancioso o demasiado soberbio, es tan malo o más que lo anterior.

Tan grave puede resultar un exceso de timidez como la sobreactuación. El termino medio siempre es la buena elección. A veces, sobre todo cuando se espera del entrevistado habilidades comunicativas, este tiende a expresarse con demasiada vehemencia, cuando, precisamente, en general, las habilidades comunicativas no solo pasan por lo que sabemos decir, también por lo que sabemos escuchar. En el otro extremo, el defecto en la comunicación por exceso de laconismo o timidez excesiva, tampoco es un buen aliado de una entrevista de trabajo generalmente.

No debemos llevar la iniciativa, por tanto no debemos preocuparnos en exceso más que de mostrarnos confiados, tranquilos, y convencidos de que efectivamente nuestra candidatura es buena, y por tanto, estamos allí por derecho propio.

Por último, y en líneas generales, lo habitual dentro del esquema tradicional de entrevista de trabajo, será que el entrevistador conduzca desde las preguntas tópicas, hasta una pequeña batería de preguntas más complejas (relacionadas probablemente con el currículum y la experiencia profesional acreditada) e incluso con ciertas cuestiones más personales, en todas estas cuestiones debemos movernos en el mismo ámbito que hemos dicho anteriormente, con tranquilidad y seguridad en las respuestas.

Uno de los errores más graves que se puede cometer en un proceso de candidatura a un empleo es el de manipular nuestra realidad previa, bien en el curriculum, bien en la propia entrevista. Aquello de “engordar el curriculum que todo el mundo lo hace”, además de no ser verdad, puede acabar convertido en un arma de doble filo en la misma entrevista de trabajo  donde un buen reclutador puede “cazar” las contradicciones del entrevistado rapidamente.

QUE PREGUNTAR ENTREVISTA DE TRABAJO

El antes y el después de la entrevista de trabajo

Resulta curioso como muchas persona ante una entrevista de trabajo preparan con bastante corrección el periodo de entrevista pero se preocupan poco, o se olvidan directamente, del antes y el después de la entrevista. Hacer esto es conceder a la entrevista una especie de carácter de examen que, a la mayoría de los reclutadores les gusta poco o nada. De hecho la entrevista es solo parte de ese proceso de buscar trabajo que comprende desde la toma de contacto con la oferta hasta la respuesta final de la empresa.

Aunque parezca extraño, antes de la entrevista, desde la llegada al entorno en el que esta se va a producir, debemos ser conscientes de ese proceso y que no estamos ante un examen puntual sino ante una oportunidad. Esto nos hará mantener la tensión necesaria, la imagen correcta y transmitir una sensación no solo de seguridad sino también, y casi más importante, de convencimiento de nuestras oportunidades y compromiso con la tarea que estamos llevando a cabo, que no es otra que defender una candidatura a un empleo, casi nada.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *