El Festival de Tribeca continúa con un incesante número de proyecciones y documentales que hacen las delicias del público neoyorquino. Por un lado, seguimos encontrando documentales que intentan acercar al espectador a algunos de los temas más controvertidos de la política americana. Acorn and the Firestorm es un documental sobre un mediático caso de corrupción vinculado a una asociación de corte izquierdista llamada ACORN, fundada por el activista Wade Rathke a principios de los 70 con la finalidad de promover una agenda social para las clases menos favorecidas del país.

Durante sus casi cuarenta años de existencia, ACORN realizó una incesante labor en favor de la elevación del salario mínimo en el país, por la regulación de las hipotecas variables y en general por la concesión de subsidios sociales para las minorías raciales del país. En el año 2010, la cadena conservadora FOX publicó una serie de vídeos ocultos que demostraban una serie de irregularidades en la gestión de los fondos federales por parte de dicha organización, fundamentalmente en lo concerniente a la gestión de campañas para la inscripción en el censo de nuevos votantes. En los EE. UU. es necesario inscribirse previamente para poder ejercer el derecho constitucional del sufragio activo, de ahí que haya organizaciones diversas que realizan importantes campañas para favorecer la inscripción de nuevos votantes. Muchas organizaciones, cercanas al Partido Demócrata, han venido realizando una intensa campaña para captar el voto latino o afroamericano. El documental se centra no sólo en las acusaciones de fraude en la gestión de fondos federales para inscribir nuevos votantes, sino también en comportamientos poco éticos de algunos de los trabajadores de ACORN, en los que se incitaba a las personas que se acercaban a sus oficinas a proporcionar información falsa a fin de obtener subsidios federales. Salvando las enormes distancias entre España y los EE. UU., el caso ACORN recuerda vagamente a algunos de los casos de malversación de fondos europeos acaecidos en España en los últimos años.

The Third Industrial Revolution es un documental que se centra en un conjunto de conferencias impartidas por el economista y asesor de la Unión Europea, Jeremy Rifkin, en el barrio de Brooklyn sobre un nuevo modelo productivo para el planeta, que él viene a identificar como una nueva tercera revolución industrial, ambientalmente sostenible, y que vendría a reemplazar a la segunda revolución industrial, basada en el uso de combustibles fósiles altamente contaminantes. Esta tercera revolución industrial sería inevitable por dos razones. Una de naturaleza ecológica. El uso intensivo de combustibles fósiles, en el que se basa el modelo productivo de la segunda revolución industrial, estaría abocando al planeta hacia su propia autodestrucción. Fenómenos como el del calentamiento global, el incremento del nivel de los mares y la extinción de numerosas especies animales no serían más que los tempranos signos de que la humanidad debe cambiar el rumbo si no quiere desaparecer con el planeta.

La otra causa sería de naturaleza económica. La segunda revolución industrial estaría basada en un análisis de la economía de corte neoclásico. Inspirada en la denominada Ley de Say, en virtud de la cual toda oferta, por ingente que ésta sea, acaba adaptándose a su propia demanda, siempre que el mercado actúe con perfecta flexibilidad en el uso de sus factores productivos. Sería un modelo basado en la idea de un crecimiento continuo, que a su vez demandaría un correlativo incremento de la productividad. La cual depende, según esta visión, del estado de la tecnología y de la cualificación de la mano de obra. Según Rifkin las últimas décadas vienen marcadas por una serie de recesiones económicas cada vez más frecuentes, una productividad decreciente (pese a la mejora tecnológica y a la cada vez mayor cualificación de la mano de obra) y un desempleo cada vez más cronificado. Rifkin apunta a las insuficiencias del paradigma económico actual para dar cuenta de este fenómeno de la productividad decreciente. Frente al modelo neoclásico, inspirado en la física newtoniana, la nueva tercera revolución industrial debería descansar en los postulados de la llamada termoeconomía, que vincula la productividad decreciente a la entropía de los propios procesos productivos, y a la sustitución de la economía dependiente de los combustibles fósiles, por una economía verde, donde la eficiencia energética es mayor y así se logra aumentar la productividad y al mismo tiempo hacer sostenible el modelo. Esta nueva economía se caracterizaría como de coste marginal cero, es decir mucho más eficiente, y sobre todo mucho más horizontal y cooperativa.

La cuestión medioambiental y su relevancia en el último proceso electoral vivido en los Estados Unidos es objeto de la atención de From the Ashes, un interesante documental sobre la llamada “guerra del carbón”. En las pasadas elecciones presidenciales, Donald Trump prometió revertir una serie de regulaciones medioambientales, implementadas por la administración Obama, que ponían serias restricciones a la menguante industria minera del país. Trump, con sus promesas de revertir esas medidas ejecutivas presidenciales, logró seducir a buena parte del voto minero del llamado cinturón industrial de los Estados Unidos. El documental nos presenta un análisis bastante detallado de la crisis del sector minero en el pais, que se ha llevado por delante un importante número de trabajos, en especial en el estado de Virginia Occidental, uno de los más castigados por el cierre de fábricas de extracción del carbón. El documental quiere trasmitir la idea de que la crisis del sector no tiene tanto que ver con las medidas de la pasada administración, como con la propio carácter inviable del sector. Cada vez resulta más costoso extraer carbón a precios competitivos, de manera que la extracción se realiza cada vez más cerca de la superficie (a fin de abaratar costes), lo que lleva aparejadas consecuencias más nefastas para el medio ambiente. Muchas de estas nocivas consecuencias para la salud son presentadas por el propio documental. En las zonas donde todavía está muy presente la industria del carbón se multiplican las alergias, los casos de cáncer de pulmón y el medio ambiente resulta cada vez más comprometido. Frente a este panorama desolador, el documental propugna seguir apostando por las nuevas energías renovables, cuyo éxito en la revitalización de ciertas zonas del país se apunta a lo largo de varios momentos del documental.

Te puede interesar...

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.