Borja Muñoz Cuesta

Intuición, S.A.

Desde el 60.000 a.c.

| |
Bolsamania | 11 oct, 2016 10:13

Te lo voy a decir sin muchos rodeos: tienes que empezar a dejarte llevar un poco más por tu intuición. Posiblemente pensarás que un trader ganador que vive de analizar datos vela a vela, es decir, información cuántica, se ha vuelto loco enarbolando esta afirmación. Soy un profesional con experiencia y, casi siempre, confío las decisiones profesionales y personales a lo que me dicta la razón. Y eso está bien, usar la razón es importante. El problema es que en más ocasiones de las que podríamos imaginar, el trader se basa sólo en el uso de la razón y deja a un lado una información muy valiosa: la intuición. Y, ¿porque tenemos miedo a dejarnos llevar por la intuición en un mundo tan cartesiano como el trading? Lo que sucede es que la intuición nos dice qué hacer pero no nos dice por qué. Es como tomar un camino invisible sin ningún tipo de señalización visual que nos oriente. Y eso es lo que nuestra parte racional del cerebro no puede aceptar, aún menos cuando nos estamos jugando las habichuelas en los mercados.

 

Cuando descubrimos que la intuición es una emoción que proviene de nuestro cerebro, y principalmente de la parte subconsciente del mismo, descubres que la intuición es algo más que un sueño puntual, porque en el subconsciente guardamos muchas información valiosa sobre nuestro aprendizaje, éxitos, múltiples fracasos y stops. Por lo tanto, si la intuición proviene de esa parte del cerebro donde tenemos tanto conocimiento, no debería de estar muy equivocada en sus consejos o predicciones. Por lo menos, deberíamos darle el peso adecuado dentro de nuestra operativa en las pantallas, y permitir que sea una variable más a la hora de decidir en nuestro sistema de trading.

 

El secreto para utilizarla más a menudo es empezar a confiar en ella. Pero cuidado, la intuición será una gran aliada cuando estés en sintonía y plena confianza con el mercado, pero peligrosa y descartable en la época en la que no atravesamos unos buenos resultados. Te sugiero que comiences a tomar pequeñas decisiones, en operaciones de bajo apalancamiento, donde seas consciente de que las estás tomando basándote en la intuición. Anota cuál es el resultado final de esas operaciones y evalúa cómo de certera es tu intuición. ¡Quizá eres el próximo Paramés! Estoy convencido de que te darás cuenta de que en la mayoría de los casos, la intuición, por lo menos te llevó a aprender algo, que no es poco, y que los resultados tampoco serán tan dispares. Evidentemente a mayor conocimiento, mejor intuición. Pero no permitas que el miedo frene o enclaustre a esta intuición. No puedes tomar decisiones en el trading basadas en el miedo y en la posibilidad de lo que pueda pasar, porque de esa forma ya habrás recorrido la mitad del camino. Sé tu mismo en un mundo como el de los mercados especulativos, que están constantemente tratando de hacerte masa, rebaño, perdedor, persona que nunca fiaría una entrada a la intuición, y sí a lo que diga una EMA o unas bandas de Bollinger.

 

En el trading no se debe eliminar a las emociones o la propia intuición, más bien debemos tratar de aprender a reconocerlas, y comprobar cómo nos pueden ayudar, detectando cuáles nos perjudican. La intuición es una emoción buena si la juntamos a un concepto claro y racional, a un entrenamiento serio y dirigido a adquirir hábitos.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión