Borja Muñoz Cuesta

Humildad bien aplicada

Un señor de Ávila

| |
Bolsamania | 22 mar, 2017 11:05

Tengo la gran suerte de contar con la amistad de Mago More. Para quien no le conozca, decir que es un emprendedor, showman, escritor de éxito y fundamentalmente una buena persona que transmite vitalidad y conocimiento a partes iguales. También es una apasionado de los mercados y el trading, pero esto es algo que pocos conocen. El caso es que me contó que un paisano suyo era un erudito de los mercados, que había desarrollado un sistema que acertaba en un 98% de las ocasiones, haciéndolo exclusivamente desde la pasión por aprender, sin la necesidad de plasmarlo en una cuenta de resultados. Mi primera impresión fue de escepticismo, incluso de cierta arrogancia. “¿Qué me va a enseñar a mi un señor de Ávila sobre day trading si apenas lleva un año en esto?”, “por mucho que acierte eso es simular y en simulado todo el mundo gana”, poco más y me convierto en uno de esos que va por ahí exigiendo el track récord de los últimos 3 años. Pero dada mi amistad con More y mi curiosidad innata, decidí tomar el coche y pasar una mañana con José Ramón, el protagonista de este relato.

Antes me gustaría aclarar algo, el trading no es mi pasión, no vivo y sueño pensando en velas japonesas, impulsos, retrocesos o resistencias. El trading es la herramienta que me permite vivir mejor y dedicarme a mis verdaderas pasiones.

Llamé a José Ramón y fijamos una fecha para vernos delante de un ordenador y escuchar su visión respecto a los mercados. Él sí es apasionado del trading, apasionado por descubrir patrones, una persona que dedica horas delante de un gráfico analizando y probando estrategias. Descubrí a un hombre apasionado por un trading casi científico, un académico de los gráficos. Como comprenderán, en pocos minutos este hombre ganó mi atención, y desde ese momento cada aspecto que exponía sabía que era el fruto de horas de su vida dedicadas a llegar a esas conclusiones.

Si el 10% de las personas tuvieran esa pasión y dedicación hacía algún tipo de actividad, el resto seriamos transportados por su entusiasmo, de hecho es lo que suele suceder en la vida, unos pocos hacen de impulsores de los demás. Su perspectiva y visión sobre la operativa y el trading han mejoraron e impulsado aún más mi operativa y resultados. En el trading todos buscan la fórmula secreta y esperan a que sea alguien quién se la presente, pero en el trading existen tantos ingredientes que la fórmula será diferente para cada uno de nosotros, en base a cómo se mezclan los elementos y experiencias que se va encontrando por el camino.

José Ramón, ese desconocido pero ya amigo de Ávila, me ha proporcionado unos ingredientes perfectos que complementan, maridan y mejoran mi operativa, transformándola en la mejor versión desde el ya lejano 2010. En el trading no dejas nunca de aprender, y a través de este aprendizaje mejoras como persona. Cuando logré ser un trader rentable mes a mes, pensé no necesitar nada más y creí que poco o nada me podría aportar otra voz. Pero en el trading si no avanzas, retrocedes, si te paras acabarás siendo víctima de tu éxito y arrogancia. Hay que mantenerse abiertos a que alguien, sea quien sea y esté donde esté, te pueda aportar esa pizca más de conocimiento que cambien por completo los resultados y pasar con ello a vivir del trading mucho mejor.

Como regla de vida, he fijado en mi mente el ser más humilde. La humildad abre puertas, la prepotencia las cierra. Humildad con confianza en mi mismo y en mi manera de entender el mercado y operar, pero siempre humilde. Abierto a que personas mejores que yo. En mi libro Cambia de vida en 90 días he descrito 90 pautas para empezar un camino hacia un cambio, pero quizá ese cambio simplemente está en una charla junto a la Parroquia de San Pedro Apóstol.

Rodearse de buenas personas como Mago More o Cipri Quintas, volver a conectar con relaciones 1.0 sin el bullicio de las redes sociales, y abrazar la importancia del cara a cara, de viajar con tu coche para conocer a alguien que no conoces y que puede cambiar por completo tu presente y futuro. No hay que temer al cambio, sí al estancamiento y la arrogancia de creer que nada ni nadie podrán mejorarte. La humildad bien aplicada puede cambiar tu vida a mejor y este artículo es mi pequeño agradecimiento a José Ramón y su magnifica obsesión por el trading, que tanto bien ha hecho a mi familia.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión