Borja Muñoz Cuesta

¿Dónde están los jóvenes?

Gol en Las Gaunas

| |
Bolsamania | 04 oct, 2016 16:01

A la quizá mal llamada “generación mejor preparada de la historia”, esa que es multitudinariamente solitaria, cabizbaja y siempre mirando su terminal inteligente, no le interesa el trading lo más mínimo. Queridos brokers: #primeraviso.

Quizá como entradilla suena algo apocalíptica pero es mi sensación. La realidad que observo es de una generación, tan poco preparada financieramente como la anterior, y que se siente fascinada por la inmediatez de las apuestas deportivas. Ven el trading como algo extraño y al trader como un gurú matemático, lo dicho, no tienen ni idea. Es una generación liquida, que pasará la mitad de su vida encajando en moldes y la otra mitad intentando salir de ellos. ¿Os suena de algo verdad? El problema viene cuando esa necesidad de respaldo o aprobación se convierte en una prisión para la personalidad. Porque cada joven es único e irrepetible, pero cuando se acomoda en la masa gregaria, deja de ofrecer al mundo lo mejor de sí. Y por descontado, a la masa no le gusta que se especule y gane de dinero.

“Se que están ahí fuera. Ya los siento. Sé que tienen miedo. Nos tienen miedo a nosotros. Tienen miedo al cambio. No conozco el futuro. No vine a decirles cómo va a acabar esto. Vine a decirles como va a empezar. Voy a colgar este teléfono y le voy a mostrar a esta gente lo que ustedes no quieren que vean. Les voy a enseñar un mundo sin ustedes. Un mundo sin reglas y controles, sin fronteras ni límites. Un mundo donde todo es posible. A dónde vamos después, depende de ustedes.”
Matrix 

De entre todas las herramientas que trato de proveer a los jóvenes traders que mentorizo, ninguna es tan poderosa como la confianza en si mismos. Trato de resolver el dilema al que todos se enfrentan en ese particular momento de vida: o dar un paso adelante para crecer o dar un paso atrás para sentirte seguro. Ya sabéis, tomar la famosa pastilla azul o la pastilla roja y “quedarse en el pais de las maravillas…”. Lo malo es que la actitud que tienen casi todos es de dejar de buscar la pastilla roja, ni saben que existe. Nadie se la presenta como una opción posible.

No se alcanza ninguna meta sin esfuerzo, disciplina o compromiso, mucho menos sin valentía. Hemos sido y somos demasiado condescendientes. El camino del trader es cuesta arriba, lleno de desafíos y situaciones complejas en lo emocional y lo financiero, y en ello no existe lo fácil como tal. En el trading no existe la abuela que continuamente te dice lo guapo y bueno que eres. Dentro de nosotros está el potencial para la grandeza, y por descontado, para ganar el sueldo de un minijob siendo trader, pero entonces la pregunta es ¿por qué el miedo les paraliza tanto?, ¿por qué no arrancan?

Dice mi amigo Jesús Vega, que escribir nuestros deseos en una cuartilla supone formalizar nuestro compromiso. Quizá falte eso. Compromiso en el presente y dejar las cosas por escrito. No imaginan el placer que les reportará conseguir algo que marcaron, y de la felicidad que transcurre por el camino hacia las metas aunque en ocasiones haya un stop loss de más. Todos los traders de éxito están orientados hacia los objetivos, hacia la consecución de sus metas. Primero descubren lo que quieren ser, luego fijan una meta estimulante pero alcanzable, para más tarde hacer y transformarse en lo que deben para lograrla. Empiezan descubriendo lo que quieren ser, acaban descubriendo lo que pueden ser. Siempre digo, que soy una persona afable, extrovertida y creativa. Esos atributos me hacen un gran marido y buen amigo, pero no me servían para ganar mes a mes haciendo trading. Necesito ser de 09 a 10:30h una persona distinta, ni mejor ni peor, simplemente una personas con distintos atributos que lucha por sus objetivos para que después, a media mañana, pueda volcarse en su otra pasión, hacer a las personas felices cumpliendo metas en los mercados financieros. De 09 a 10:30h soy otro yo, no soy afable, ni extrovertido, ni creativo, en ese lapso de tiempo no estoy para nadie, estoy centrado en la estrategia. Quizá sea eso lo que asusta y aleja a los jóvenes, tener que enfrentarse a las múltiples facetas de sus personalidades todavía en desarrollo. Prefieren el “o rojo o negro” el “marca Bale o Cristiano” de las apuestas y no los múltiples grises de la realidad y de la especulación bien hecha.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión