Borja Muñoz Cuesta

Decisiones tibias

Twitter no paga recibos

| |
Bolsamania | 10 nov, 2016 12:26

La sociedad, y desde pequeños la escuela, nos entrena para definir y planificar el tipo de meta que queremos alcanzar, detallando un plan de acción con cada una de las fases que habremos de superar hasta llegar al objetivo. Veinte años postrados en un pupitre con el fin de encontrar un trabajo que te aprisione cuarenta años más en una oficina. Bienvenidos a la era del “control absoluto” sobre nuestro destino, gracias a la que tenderemos el trabajo que deseamos, una pareja entrañable, mejor coche que el vecino y una vida felizmente planificada sin apenas sobresaltos gracias a tu MBA. Así hasta que una mañana, te levantas con el pie izquierdo y decides que ya es hora de sacarle rendimiento a los ahorros que está dilapidando el del banco. “Haré trading, total si lo hace el de los tatuajes o esa chica de Granada, tampoco será muy difícil ¿no?”. Y con esta absurda afirmación te metes en un lío padre.

 

Cuando nos enfrentamos al reto de ganar dinero en los mercados haciendo trading intradía, uno debe convertir el “me gustaría conseguirlo” al “voy a conseguirlo”. No tiene sentido empezar antes de que eso suceda. En trading las decisiones tibias, no son decisiones. Tampoco traerán buenos resultados. No podemos ser un poco traders, o medio especuladores. O lo eres, o no lo serás nunca. En la vida fuera de los mercados, cuando las cosas no suceden como se cree que deben suceder, pueden al menos responsabilizar a otro de lo que les pasa, sea por lo que hicieron, o por lo que no hicieron por ellos. Siempre hay una encuesta electoral a la que culpar. Cuando no se consiguen las metas, se comienzan a atribuir ese fracaso al entorno o a los demás, lo cual no sirve para nada y te exhibe como “perdedor”. Hace unos días, hemos tenido una retahíla de personas indignadas porque unos traders supuestamente manipularon sus resultados. Ojalá todo ese esfuerzo en hacer ver una evidencia, por todos conocida, lo hubiesen destinado a mejorar su trading, y en suma, hacer su vida algo mejor o al menos más rentable.

 

Colgar fotos de trades positivas es más fácil y directo que explicar porqué has realizado esas entradas. ¿Cuál es la diferencia? Con el primer método atraes a todos los que juzgan en base a un resultado, atraes a los de "ahora y ya”. Con el segundo atraes a los que están dispuestos a pensar, estudiar, aprender y esforzarse. Personas más metódicas y trabajadoras que van construyendo una gran base y que van practicando herramientas y estrategias. Por ello ahora mismo los frustrados y los “perros rabiosos que se comen entre ellos” abarrotan las redes sociales, mientras los que quieren aprender de verdad, habitan en sitios más positivos y mejor gestionados. Se cuelga una foto con un par de trades positivas y se piensa que por seguir a ese gurú, se absorbe por arte de magia las mismas capacidades. Basan su deseo de ganar en "estar muy cerca del supuesto ganador”, cuando la clave es entender cómo puede ganar y hacerlo ellos mismos.

 

Tampoco les culpo, recuperar la confianza que perdieron en su trading no es fácil, pero sí de vital importancia. De hecho, recuperar la confianza de cuando se es pequeño, es una de las cosas más importantes que te puedan pasar en la vida, sobre todo si has llegado a adulto con esa confianza completamente extraviada y tu objetivo es sacar dinero todos los meses del mercado. Por ello, si quieres aventurarte en el trading, aléjate de la radiactividad de las redes sociales, te van hacer una personas más insegura. Para ser trader se necesita confianza y un punto de osadía. Pasar del saber al hacer, sin temor ni culpa. Saber que lo que te va a hacer ganar es la fe, no en el sistema, sino en uno mismo. Y recordar que dar lecciones en twitter nunca sirvió para pagar recibos.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión